viernes, 23 de diciembre de 2016

Palabras prestadas #108

Os invitamos a conocer las nuevas palabras prestadas por David Gutiérrez. Por motivo de las fiestas navideñas tienen hasta el martes 10 de enero, 2017, para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com

Antes de enviar tu poema por favor mira las bases en "¿Cómo participo?"



#108  Las Palabras son prestadas por David Gutiérrez durante el programa Poetas en el Aire de Radio Vallekas con Sebastián Galán:


*Nota: si por algún motivo no puedes oír
las palabras están al pie de la entrada.


David Gutiérrez nace en Madrid en 1.964 y es Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de esta ciudad y se dedica al mundo de la empresa. Desde su época universitaria escribe poemas y relatos cortos, actividad que ha seguido ejercitando durante años en su blog de internet y en la plataforma literaria Netwriters. Perteneciente a la Asociación Escritores en Red (EnR) ha publicado parte de su obra en diversas revistas y antologías. Como autor, ha publicado los libros Poemas en la maleta (2007) y Círculos que duermen (2011). Ferdinand Bancuver (2014) fue su primera obra de narrativa publicada. Una novela en forma de diario en la que David mezcla todos los géneros y nos lleva a la realidad de un mundo donde los sucesos se apoyan también en la ficción y los hechos, irónicos y divertidos a veces, confluyen con los pensamientos y reflexiones más profundas.

El pasado mes de abril (2016) se presentó su segunda obra en prosa, un libro de relatos cortos llamado Habitantes donde el lector puede adentrarse en un universo de situaciones y personajes donde se trasluce siempre una visión peculiar y cotidiana. Con las formas y tiempos verbales que van cambiando en cada texto, con sus continuos guiños a la poesía y con el recurso de lo onírico como arma para viajar lejos, este libro nos lleva a lugares distintos de los que visitamos habitualmente para, sin embargo, terminar percibiéndolos como ineludiblemente propios.

www.davidgutierrez.org



El viernes 13 de enero 2017 publicaremos los poemas y una nueva selección de palabras.



El premio al mejor poema será el libro Proyecto Escritorio, Jesús Ortega (ed.) de la editorial Cuadernos del Vigía

¿Cómo son los espacios donde escriben los escritores que admiramos? ¿Necesitan anclarse a un determinado lugar o sus escritorios son mentales, simbólicos, portátiles? ¿Qué muestran y qué esconden? ¿Y si les pidiéramos que se desnudaran y que ellos mismos nos enviaran una fotografía de su lugar más íntimo y más secreto, el lugar donde escriben?
Proyecto Escritorio es un libro singular en el panorama editorial de nuestro país. Una aproximación a las condiciones materiales y espirituales necesarias para la escritura: la distribución de los elementos del taller, la importancia dada al paisaje, o bien la relación entre disposición anímica y espacio físico, rituales, fetiches, orden o caos, ruido o silencio, penumbra o luz.
Este libro reúne imágenes y reflexiones a propósito de los espacios de escritura de setenta y siete destacados autores contemporáneos en lengua española. Algunos de los mejores narradores, poetas, ensayistas y dramaturgos actuales participan en el proyecto con un breve texto y una fotografía. El resultado es tan riguroso como espectacular.


Más información sobre el libro en Cuadernos del Vigía




*(vida, muerte, dios, barracuda y aire.)

Poemas prestados #107

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas por Lara López. Te animamos a que sigas participando en la centésima octava edición que empieza el viernes 23 de diciembre del año 2016.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Marilyn Lavado quién recibirá el libro Acerca de un posible testamento de Leopoldo María Panero de la editorial Huerga y Fierro




A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
extravío, alzapúa, añagaza, calzoncillos y gorgojo.


❆ ❆ ❆



Ama de caza

La piyama me queda muy grande y cada dos minutos levanto el pantalón que ya toca el suelo.
Hoy no quiero bañarme, hoy no quiero peinarme, hoy no quiero…
Es mediodía, me dice el sol que se asoma por la ventana de mi estrecha cocina.
Y aún sigo de pie sosteniendo en una de las palmas de mis manos un puñado de arroz.
Donde mi mirada descansa y se extravía. De pronto entre los cientos de granos se asoma un solitario gorgojo.
Y los dos jugamos el juego de atrapar y esconderse, de salvarse o morir,
Los dos no pertenecemos al lugar que habitamos.
Planeo malévolamente mi siguiente añagaza para capturarlo y aplastar su pequeña existencia.
No tiene muchos lugares para esconderse. Acorralado en la palma de mi mano está.
El sonido de un disco de vinilo, con lecciones de alzapúa, acompaña esta danza banal.
La ansiedad por sentirlo entre mis dedos me desborda y decido capturar de una vez su diminuto ser.
Hoy seré yo la que aplaste una vida.
De pronto, la alarma de la lavadora me avisa que los calzoncillos de Gerardo están limpios.
De pronto, la alarma de la lavadora me recuerda que hoy seguimos la misma rutina que ayer.
Devuelvo el puñado de arroz a la bolsa
Y continúo de pie con una piyama que me queda grande.


Marilyn Lavado
Lima, Perú


❆ ❆ ❆



Alzapúa en tu pelo…

        (Añagaza de la memoria
         que quiere anular
         el extravío de tu cuerpo,
         renovar la pasión muerta)


El deseo inconcluso
desciende como gorgojo
por el pecho
hasta morir en la solitaria cárcel
                                         del calzoncillo.


Dudu Fdez
Villamuriel de Cerrato, Palencia, España


❆ ❆ ❆



Igual que un aviador que pilotara insomne las montañas nocturnas
existe una mujer en senectud olvidando el recuerdo de su cuerpo

El gorgojo la larva el insecto de plata del propio nacimiento
La añagaza constante de quien piensa en la luz
Los largos albañales de belleza infinita
La voz en alzapúa del transistor nuboso en el frío del invierno
O el calzoncillo cálido de la niñez en fiebre

Igual que el nadador en las aguas profundas carece de suelo firme
existe un caminante que desanda el sendero como quien recordara
las últimas palabras pronunciadas en el extravío roto que brota de su boca

Y al igual que tus manos sin raíces buscan el agua en mí
me abrazo en el calor de tu descanso
en la tibieza última del momento final
Durmiéndome durmiéndome durmiéndome


José Miguel Gómez Acosta
Granada, España

www.margenesarquitectura.com


❆ ❆ ❆



Extraviado

Extraviado esta mi
corazón
de coraza que es
sensible pero se
calma
pendiente en
equilibrio
sufre pero vive
pero lo añagazo
con encanto
seduciéndolo
mi cuerpo
vive
con las huella
alzapuas
que ahora siento
pero el gorgojo
sale para ser
humana.

Y con pantalones
entre calzoncillos
sale un móvil ser
que me da
mi coraza para
vivir
con el corazón
que palpita.


Martha del Pilar
Italia


❆ ❆ ❆



Éxtasis

Alabanza una simple añagaza
Miedo a la verdad
Me quiere
No me quiere
Un simple señuelo
Titulado con su nombre
Mírame
Extravío de mi bien estar
Acción o molestia.
Quererle besar
Quizás palabras robadas
Enamorarme
Tenerle
Su alzapúa me fascina
Ese toque de guitarra
Esa forma de mover las manos
Esa forma de tocarme
Hace que me despoje
De toda mi ropa
Desde la camiseta hasta los calzoncillos
Una simple caricia
Un mísero toque
Hace como mil gorgojos
se apoderen de mi cuerpo
Sólo tenme entre tus brazos
Ámame.


Israel Jubrias Cordero
Lardero, La Rioja, España


❆ ❆ ❆



Débito

En su extravío de rasgador
nunca pensó en practicar una alzapúa
sobre el botón adecuado del otro cuerpo.
Su añagaza era estar siempre encima
y descargar como la aviación armada
sin mirar.
Como el gorgojo: destruir al campo de la siembra,
ponerse los calzoncillos
y darse la vuelta a dormir
mirando para el otro lado.


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



¡Qué poder tan grande tiene el viento!
que se cuela en la ventana
toca tu rostro nocturno
y se vuelve añagaza.

Las velas sueltan fantasmas,
a los techos y paredes.
Bajan hasta tu cama.

Tendido sobre las sombras
con tus cabellos dispersos
sientes la alzapúa de unos labios
sobre los tuyos abiertos.

El viento se va.
Te ha dejado despierto.
con el extravío del lugar
en el que ahora te encuentras.

Poco a poco identificas todo
la silla, el buró, los calzoncillos viejos
los gorgojos que se acercan
para hacerte compañía.


Mariana Centurión de la Cueva
Cd. de México, México


❆ ❆ ❆



Engaño

Sucumbió
a la añagaza
del
inmundo
gorgojo.

Le confió
todo,
le entregó
hasta el alma.

Ahora
en su extravío,
en calzoncillos,
deambula
perdido
en el pasillo.

Soliloquio,
balbuceo sinfín,
y por respuesta
la mano
a la espalda
desplazando
el pulgar
en alzapúa.


Carmen Lafuente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Dabke

        Anea en la techumbre.

Jardines de la casa regalan al crepúsculo,
frente al Mediterráneo,
la tierra perfumada.

Lejos se baña el sol a ritmo de alzapúa,
pintando el horizonte de cúmulos dorados.

Peina la mar la brisa.

        Se acercan amenazas
        rasantes y violentas.

“–Haremos las maletas. Ligeras. Poca cosa.
Dinero. Algo de ropa de abrigo e interior…
El sol alumbra triste”.

        No hay sillas en el agua,
        y azota la tormenta.

Por campos imposibles cruzan hacia el exilio
hambrientos y desnudos.
Apenas un capote sobre los hombros llevan…

        No son bien recibidos…

La tierra prometida, cuna de libertades,
se cierra a cal y canto por miedos y prejuicios.
Espinos y cristales protegen su miseria.

Sollozos acompañan las pérdidas humanas
en medio de la noche.

Aumenta el extravío de los desamparados:
niños de pocos años; mayores abatidos…,
se desvanecen de la compañía
con quienes compartían senderos y gorgojos…

Las tripas se revelan: crujen de madrugada.
Mastican secas ramas; se tragan la saliva
tendiendo una añagaza a los retortijones.

        Se quejan, entre sueños,
        ronquidos y rateros,

de los gobiernos, de los generales,
interminables en sus discusiones
buscando el interés de lo importante:

como, quizá, la talla y veleidades
de lo que guardan en sus calzoncillos…


Pedro Bernal
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Si nadie recita, la poesía ríe.

El engaño sutil del verso
añagaza de las palabras
calzoncillos de suave felpa
que resguardan secretos tiernos

Uno recita y escuchan cuatro.

La poesía les trae al grupo
un pellizco de buen recuerdo
si rasguea el pulgar sus almas
la alzapúa del beso amado.

Otro recita y nadie escucha.

Instantánea final del acto
extravío de cinco locos.
Invitada quizás la envidia
a la tarde color gorgojo.

Nadie recita y la poesía, ríe.


Julio Alcalá
Castellón, España

Julio's Blog


❆ ❆ ❆



Se produjo el extravío,
no encontró el camino
y por no seguir la huella
que, conducirlo no supo,
a una sana conducta,
se perdió, sin más remedio,
no creció, disminuyendo
se convirtió, sin saberlo
en gorgojo, diminuto,
empleando artimañas
que no conducen a nada.

Pasó de niño a viejo,
quiso emplear añazaga
y atrapado se quedó
sin dar una nota alta.

Sin aprender a gozarla
la vida se le escapa,
sin apreciar almas puras
que conviven a su lado
que pudieran ayudarle
a tocar su alzapúa.

Sin ir a machamartillo
Le diría, con razones,
que se vista como hombre,
también con los calzoncillos.


Hortensia Ayuso Oliva
Torremocha de Jarama, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Habías dejado tus últimos calzoncillos en un limbo,
en un lugar oculto entre el deseo de que viera tu perfil
semidesnudo y la alfombra que nos lleva hasta la cama.
Una auténtica añagaza por querer cumplir el reto
de trepar hasta el colchón que nos aguarda,
igual que un vil gorgojo que desee
succionarme las semillas de mi vientre.
Pues bien, voy a jugar contigo a un alzapúa
que te suba y que te baje la vibración de tu antojo.
Notarás el extravío del impulso
que te lleve nuevamente
a buscar tus calzoncillos.


Vicente Javier Fernández Gómez
Añastro, Burgos, España

vicentejavier-f.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Un aleluya te arrojo
sobre el canto de un gorgojo.

Guitarreando en alzapúas
da el cantor sus capicúas

llegando para la cena
hasta un pueblo con verbena.

Allí se puso a entonar
cual pajarillo en almiar

mas parecía un graznío
aquel canto, ¡qué extravío!

Ni piedras que le lanzasen
callaban al kamikaze.

Una añagaza inventó
el muchacho Miguelón

para eliminar de golpe
los chiflidos de aquel torpe

y dejar de volver locos
al pueblo con sus sofocos.

"Como no se va a callar
hasta que logre zampar

le daremos la comida
y así se irá de estampida".

"¡Pero qué dices Miguel!
¿Dar de comer al cruel?"

"Vamos a darle ricino
mezclado con el tocino,

él no verá este truquillo
pero sí sus calzoncillos".


Dicho y hecho, ¡qué alboroto!
llevan tocino al maroto

que al terminar su pitanza
de tocino de crianza

sale corriendo cual alma
que ni el diablo da calma

en busca de unos matojos
donde aliviar el sonrojo.

Pues no hay canto p'al gorgojo
ni costura sin piojo.

Y aquí acabo el aleluya
con que al comenzar dí puya

a este cantar de Palabras
cinco Prestadas y atadas.


Pon
Madrid, España


❆ ❆ ❆



viernes, 9 de diciembre de 2016

Palabras prestadas #107

Os invitamos a conocer las nuevas palabras prestadas por la escritora y periodista Lara López. Tienen hasta el martes 20 de diciembre, para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com

Antes de enviar tu poema por favor mira las bases en "¿Cómo participo?"



#107  Las Palabras son prestadas por Lara López.


*Nota: si por algún motivo no puedes oír
las palabras están al pie de la entrada.


La escritora y periodista Lara López (@laralopezrne) dirige y presenta programas en RTVE desde hace tres décadas. En la actualidad, está al frente de Músicas Posibles, en Radio 3, emisora que dirigió entre 2008 y 2012, recibiendo la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes; y en Radio Nacional, en el programa de entrevistas He venido aquí a hablar de lo mío.

En TVE ha conducido programas legendarios como Los Conciertos de Radio 3, Carta Blanca o la revista cultural La Mandrágora.

En 2014 publicó la segunda edición de su primera novela, Óxido (Xordica Editorial), y la próxima primavera está prevista la aparición de su primer poemario en papelesmínimos.


El viernes 23 de diciembre 2016 publicaremos los poemas y una nueva selección de palabras.



El premio al mejor poema será el libro Acerca de un posible testamento de Leopoldo María Panero de la editorial Huerga y Fierro

Los textos que se reúnen aquí proceden en su mayor parte de escritos autógrafos de L. M. P. que no fueron recogidos en volumen. Hay, sin embargo, una breve colección de textos, agrupados hacia el final con títulos repetidos o muy semejantes (Prólogo, Prefacio, Presentación…), que se publicaron como pórtico de libros exclusivamente suyos o en colaboración, y que se incluyen para que pueda efectuarse una lectura conjunta y contrastada. En estos casos, se indica la procedencia.
En lo referente a los escritos inéditos ―ya se ha dicho que la mayoría―, cualquier lector familiarizado reconocerá ciertas locuciones, alusiones o citas, indicio no de que el texto esté ya publicado, sino de las obsesiones y recurrencias a las que volvía el autor una vez y otra, o de que nos encontramos ante alguna de las versiones de otros escritos editados.
Ángel L. Prieto de Paula


Más información sobre el libro en Huerga y Fierro




*(extravío, alzapúa, añagaza, calzoncillos y gorgojo.)

Poemas prestados #106

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas por David Eggleton. Te animamos a que sigas participando en la centésima séptima edición que empieza el viernes 9 de diciembre del año 2016.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Gabriel Merino quién recibirá el libro folclore íntimo de valter hugo mãe de la editorial Vaso Roto




A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
arroja, gaita, maulla, trompeta y violín.


❆ ❆ ❆



Concierto barroco
“El profeta Daniel, ése que tanto había aprendido en Caldea, habló de una orquesta de cobres, salterio, cítara, arpas y sambucos que mucho debió parecerse a ésta”–pensó Filomeno. Pero ahora reventaban todos, tras de la trompeta de Louis Armstrong…” (Alejo Carpentier.–“Concierto barroco”)


–“¡Dejémonos de gaitas!”–
bramaban desde el atrio y el trascoro
los maestros cantores Jorge Federico y el preste Antonio
arrojando a los aires entre gárgolas las partituras
de las cuatro estaciones y la ópera del Motezuma, mientras
se imponía la brass band de Satchmo atacando
el “Go Down Moses”.

El negro Filomeno tocaba con sus bongos
un compás de tres por cuatro que evocaba
el vals de la bella durmiente.

Sonaban glissandos de didgeridoos que aúllan, graves
como altas chimeneas de fábricas abandonadas;
theremines que maúllan, eléctricos
como el día en que Nikola Tesla descubrió el sonido
de la bobina; arpas de boca, pífanos, sistros, moogs
y mellotrones,
trompas, trompetas –sin o con sordina: le jazz hot–,
violas da gamba, violines, 2 Cellos y violadores del verso.

“¡Sacrilegio!”– clamaban los barrocos ante la banqueta
de su clave bien temperado.
Y el son del negro marcaba el ritmo:
“Calabasón-son-son”
sensemayá, ¡a Cuba, a Cuba, a Cuba iré!-…
Mientras el eco de los maestros polifónicos repetía
–coda– desde Nüremberg y Viena:
“¡Kábala Sum Sum Sum!”

Kyrie Eleison.
Son. Son.


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Mis palabras no respiran.
Habitan en la piel otoñal de los naranjos
donde la voz del poeta plañe
como una gaita que olvidó el sabor del vino dulce.

Maúlla el viento llamando a la batalla
pero no hay manos que sepan luchar,
solo quedan dedos aferrados a una trompeta.
En la vibración de tus labios
se concentra el silencio.

Rompe el sueño profundo de la piedra tu boca,
y la mía arroja palabras como rayos sobre la corteza del naranjo.
Digo que te amo.
Y el sol toca tenue cada puerta de ébano de mi garganta,
de este viejo violín cansado de afinar sigilos.

Nada, ni siquiera el arroyo inmóvil,
desobedece a la ternura.
Estoy esperando tu canto.


Keka Conesa
Sevilla, España


❆ ❆ ❆



La cuestión del auto-relato

La aventura de su vida
Círculo de narraciones
Los siete pasos iguales
Diferentes circunstancias.

Se arroja primero al agua
Introspección de sus miedos
En presidio visceral
Melodía del violín.

Vence si se auto-convence
El movimiento adecuado
Mirada de lo elevado
Rosa en cofre laberíntico.

Luego maúlla el felino
La trompeta nuevo susto
Conmoción con la visión
Trueno en sutil infra-mundo.

Estadio cuarto del cuento
La reflexiva sustancia
Madera esponja con viento
Libro nuevo por potencia.

Termina agotado el índice
Suenan los tambores rojos
Pasionales decisiones
Sencilla intuición vivida

Creativa obra creada
Cuadro de lucha y sudor
Riega con juvenil sangre
Tierra del valle acolchado

Séptima celebración
Danza a que invita la gaita
Éxtasis lúdico instintivo
Nueva aventura en la vida.


Julio Alcalá
Castellón, España

Julio’s Blog


❆ ❆ ❆



nana desordenada de trompeta

y detrás del quicio de tu garganta
las sombras intermitentes de tus despertares
reloj arrojando las horas que ya no existen
el café hirviendo otra vez otra en los violines
tantas toallas empapadas de incertidumbre
todos estos miedos desordenando la casa
trompetas mi nueva forma de amor que eres tú
abrazarte tu respiración veintitrés horas
tus versos bailando en mis dedos tu nana nana
las estrellas que te maúllan versos tu nombre
el viento de la gaita que te mece las nubes
amamantar tu llanto y vivir en ti y


Lydia Alcaraz
Madrid, España

sinlapretensiondecasandra.wordpress.com


❆ ❆ ❆



Canto y con mi canto ahuyento…


La noche cae y apenas he vivido
se abre la luna y sigo sin vivir
qué hay de los poetas que renacen con ella
que aúllan su salida
vistiendo de gala
sueñan y en su sueño
sin esperar el día suena un violín

Cae mi noche en la certidumbre
agria certidumbre
y todo me arroja a algún infierno
los hay de colores
elijo el verde
me recuerda un campo sin fin
en la hierba mojada
no asoman mis pies
hay un toque de trompeta
anuncia la Apocalipsis
muero por una gaita antes que por una trompeta
viví en Escocia…


Marian Orruño
Bilbao, España


❆ ❆ ❆



Estrellas distantes

Arroja
Aloha
Aloja
Tu corazón en un hueso.

Maulla
Hulla
Tuya
Es la ranura del Universo.

Trompeta
Penetra
Enhebra
Cortinas rasgadas por el sueño.

Violín
Molino
Ogino, método de repoblación
Fidedigno.

Gaita
Ahíta
Sunita
La Paz sea contigo.

En el Multi-Verso
mil poemas valen tanto
como un gruñido.


Juan M. Santiago León
Arganda del Rey, Madrid, España

sub-let.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Ángeles caídos

Expulsados del paraíso,
nos sabremos frágiles, al fin mortales,
nuestra carne se curtirá con los días
y nuestras alas quedarán desnudas
como astas gigantes de un venado.

Una trompeta anunciará nuestro destierro,
nos arrojará al mundo,
a la espiral flamígera de la incertidumbre.

Sabremos, entonces,
de la melancolía,
como un violín maullando
al borde de la memoria.

Hombres debatiéndose,
presas del contrasentido,
luchando con el llanto
en los días aciagos,
donde una gaita lejana,
arrastrará el recuerdo
de la inmortalidad perdida.


Carmen Hernández Montalbán
Guadix, Granada, España


❆ ❆ ❆



Escuchar con atención
que vienen templando gaitas,
para dejarnos contentos,
no caer en desaliento,
por mucho que desafinen
los maullidos del minino
siempre sonaron así,
pero, compensar podemos,
cual si fuera un serafín,
quienes afinan con primor
las cuerdas de un violín,
ó, sin pretender ser ascetas,
nos prometen dulces sueños
al sonar de sus trompetas.

Música y fanfarria hoy,
y sin poder disimular,
mejor el producir ruido,
que conciencias acallar
para parecer humanos
todavía con franqueza,
no, como aquel aldeano,
que, cual si fuera villano,
arroja siempre su piedra,
esconde presto la mano,
sin demostrar su llaneza,
sus intenciones opacas,
que nos traigan de cabeza.


Hortensia Ayuso Oliva
Torremocha de Jarama, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Musical

Por la ventana arrojas
la gaita que no dominas
y el gato que se lastima
maúlla, siempre lo enojas.
A tu padre le destrozan
los ritmos que te fascinan
no disfruta, le da grima
tanto ruido, acongoja.
Los sones de un buen violín
si que da gusto escuchar,
pero en tus manos ese fin…
Nunca lo vas a lograr
tampoco podrás conseguir
¡con la trompeta gustar!.


Carmen Barrios Rull
Leganés, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Notas

En la teja
maúlla el gato
que con violín
llama la orquesta
del zodiaco.

Que con trompeta
llama las estrellas
que arrojan
castañuelas
de luz.

Y el sol toca
la gaita y
la montaña
responde con
un acordeón
de mariposas
que abren
el día
con el canto
que la luna
arrulla
para ver la
noche
iluminada.

Y un soplo
de nieve
cubre
el muñeco blanco
que sonríe
con un arco
de notas
que recoge
el gato
andariego.


Martha del Pilar
Italia


❆ ❆ ❆



Ningún gato
maulla
como un bebé roto
caja torácica de violín
muñeco de huesos
arrojados a la vida.
Gaitas decompasadas
gimen
la nana de la muerte niña.
No hay música
que cubra el llanto
de los bebés muertos.
Lo último que escucharé
será el lamento
de una trompeta
al quebrarse.


Pon
Madrid, España


❆ ❆ ❆



NOCTURNO

Leve temblor en la penumbra
roza mis pies. Los mece y besa,
y se retira reverente.
Como algodón. Como franela.

No se apresura en resolver
eso que ansía su presencia,
por los temores de arrojar
al viento siglos de quimeras,
dejando huecos en la noche
a viejas gaitas pasajeras…

Traza, del sol crepuscular,
-párpados mudos en la arena-,
breve murmullo reposado
de mar, de piel, de fina esencia,
porque desea deshacer
-son de violines y trompetas-,
esa coraza de metal
que me cobija.

               Traquetea
melancolía de cristales
amortiguados entre telas,
y, en un revuelo de negruras
amordazadas de sed seca…,
llega la calma.

               Su deseo
siempre a mi lado lo celebra,
apacible, mientras maúlla
y en mi regazo ronronea.


Pedro Bernal
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Un hombre en la noche

Puntual la luna deposita el beso
sobre el tejado de la ciudad rota
se llenan de silencio gota a gota
las avenidas patria del exceso.

Un hombre bajo las luces camina
con un abrigo de pieles marrones
mira a mujeres que tras los botones
esconden una rosa y mil espinas.

Un gato negro solitario reza
a su estómago vacío y escapa
por la alambre anárquica de los mapas
el hombre pierde entonces su nobleza.

¿Quién es él para mirar a mujeres
si su deseo torpe no es negocio?
Nunca jamás podría ser el socio
de ese amor iracundo que no quiere.

¿Quién es la noche para amparar necias
verdades sobre dudas y mentiras?
¿Qué azar arroja a la fe que respira
la contaminación que no desprecia?

El hombre huye del violín de la luna
con la música de la desvergüenza
y el gato hambriento entonces comienza
a maullar la canción inoportuna.

Rasgan trompetas la oscuridad vana
y el hombre es un soplagaitas, un tonto,
que deseaba recogerse más pronto
y ver el mundo tras una ventana.

Las mujeres recuperan sus almas
los gatos comen voraces las sobras
el sol comienza puntual sus maniobras
y la ciudad recupera su calma.


Gonzalo Benito Merino
Madrid, España

marineroenmarte.blogspot.com


❆ ❆ ❆



En el interior habita un silencio
donde escondo violines adolescentes,
asustados huérfanos de la voz del hombre,
y un dolor ciego, como maullido de mudo
o lágrima de reo que en su último deseo,
brinda a su amor un solo de trompeta.

Quisiera no haber sido tocado,
no ser yo el que tiembla
entre tus fauces de acero,
quisiera no ser el espectador asustado
que duda en arrojar la certera piedra
que te ahuyente.

En este miedo, hay universos de gaitas
que castigan el cuerpo con punzones.
Todo corazón deja de bailar
y se esconde en el vacío
de la no salida.

No podría vencer
el impasible sable del adiós,
me quedaré tumbado frente al mar
esperando que una ola
me invite a ser espuma
y después de tu disparo,
ser únicamente carencia.


Suso Torriente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



El violín no es la tristeza,
ni el corno la nostalgia,
La trompeta no es enojo,
ni el oboe la soledad.
La gaita no es el llanto
que desborda mi memoria.
Es tu ausencia que me arroja
a maullar todas las noches.


Mariana Centurión de la Cueva
Cd. de México, México


❆ ❆ ❆



Ven (O una incitación que lleve a los sonidos que te apaguen)

¿Ya no escuchas esos sones
en el aire tan calmado de esta triste compañía
que es la vida?
¿No distingues cual trompeta enaltecida
los sonidos de los vientos
que te arrastran por momentos al clamor de los vacíos?
Pronto llegará la tarde y sus sonidos lánguidos que abracen. En el fondo,
todos estos años han supuesto una larga tarde oscurecida,
un ocaso inútil que maúlla desde el gato Felis de los cielos.
Había sonado triste aquella nota sostenida del maullido,
de los silbos ululados por la tarde que termina.
Ven, protégete conmigo en la cobarde compañía del destino
cada vez que pasen ratos escondidos en esa eternidad que arroja
sus migajas a los seres que no saben de su sino.
Ven, redúcete conmigo y no hagas muchas concesiones
al sonar de los violines y los coros celestiales
que imagines. Más bien siente que es la gaita
de los días infelices que te vencen y chirrían.
Ven, tomaremos juntos una dosis de quietud que reconforte
nuestras ansias de dormir eternamente.
Ven, siente el aire sin trompetas ni clarines,
nota cómo nos percute en nuestras sienes el instante tan postrero
que nos silba ya la muerte.


Vicente Javier Fernández Gómez
Añastro -Treviño-, Burgos, España

vicentejavier-f.blogspot.com


❆ ❆ ❆



viernes, 25 de noviembre de 2016

Palabras prestadas #106

Os invitamos a conocer las nuevas palabras prestadas por el escritor, poeta y editor neozelandés David Eggleton. Tienen hasta el martes 6 de diciembre, para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com

Antes de enviar tu poema por favor mira las bases en "¿Cómo participo?"



#106  Las Palabras son prestadas por David Eggleton. Las ha seleccionado de su poema 'Chairman Miaou' ('Miau Tse Tung'):


arroja

maulla

violín

trompeta

gaita



David Eggleton ha publicado siete poemarios y varios libros de ficción y no ficción. Su poemario South Pacific Sunrise fue ganador del premio PEN mejor primer poemario en el año 1987. En el 2015 recibió el premio para la poesía del Janet Frame Literary Trust; y su poemario más reciente, The Conch Trumpet, ganó el premio de poesía 2016 Ockham New Zealand Book Award.
Radicado en Dunedin, Nueva Zelanda, David Eggleton es editor de las revistas literarias Landfall y Landfall Review Online para Otago University Press. Es poeta, performer, y ha sido parte de la campaña de Phantom Billstickers carteles de poesía.

Academy of NZ Literature – David Eggleton


Creencia en el Pacífico


Sí, en el no lugar de la noche, allí duermo,
hasta que el sol despierta, se estira y empieza a quemar,
saludándome cuando deslumbrados se abren mis párpados.

Los himnos del domingo vaguean en un horizonte azul.
Plumas de nubes como arena blanca mientras pululan hormigas
por anchas hojas, por un tejido de frondas amarillas;
y cocoteros de verde bóveda tañen
como campanas al cielo.

                                           Un hombre consulta
su Biblia, hace autostop con su pulgar sobre el filo dorado,
la frente lisa llena con la luz tranquila del lago,
a pesar del zumbido del motor que ahoga el lento susurro de las olas.

Del huracán del sueño mi mente arroja
mapas de islas, y soy ese viento errante
que sobre una estera raída sueña con el retorno.


(Traducción del poema Belief in the Pacific de David Eggleton – traducido por Charles Olsen)


El viernes 9 de diciembre 2016 publicaremos los poemas y una nueva selección de palabras.



El premio al mejor poema será el libro folclore íntimo de valter hugo mãe de la editorial Vaso Roto

Sobre el libro: La poesía de valter hugo mãe afronta un trato directo y libre de prejuicios con el cuerpo e introduce la cultura pop sin miedo, pero también sin aspavientos. Pero lo que hace de la suya una propuesta singular es que sobrevuela todos esos temas con una mirada hondamente introspectiva y a la vez no exenta de crítica e ironía con el mundo circundante. Directa a la vez que compleja, inteligente sin olvidar el encanto de lo ingenuo, anclada tanto en la tradición lusa como en la universal, su poesía es una de las pocas indispensables entre aquellos autores que, nacidos en los años setenta, escriben ahora mismo en Europa.



Más información sobre el libro en Vaso Roto Ediciones




Poemas prestados #105

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas por el poeta neozelandés Robert Sullivan. Te animamos a que sigas participando en la centésima sexta edición que empieza el viernes 25 de noviembre del año 2016.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Maria Alcocer Gonzalez quién recibirá el libro Llaves palabras puertas de Luis Maristany de la editorial Pre-textos




A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
waiata (canción, canto), arohanui (profundo amor), islas, ojos, baloncesto.


❆ ❆ ❆



ENCUENTRO

Salías de la cancha de baloncesto
con párpados hilados, los pies hacia delante,
brillando una armonía en los ojos inquietos.

Caminabas despacio, como alcanzando
clavicornios o islas
del tamaño de un puente. Aquella parsimonia
fue haciéndose ritmo,
fue creando una ‘waiata’, una muda
canción que solo tu remabas.

Arohanui, decía.
Arohanui, sembraba.
Arohanui – la noche
iba cayendo a plomo–
Arohanui– en silencio
con los pasos contados
repetías palabras,
repetías historias
por celebrar,
problemas de álgebra y tiras de viñetas,
y adiciones al numero pi,
y tres rebotes,
y una falta
y todo eso que ella
con su mirada tibia había pronunciado.

Arohanui, amor, mañana
clase de mates,
y a las once y media
a solas.


Maria Alcocer Gonzalez
Torralba de Calatrava, Ciudad Real, España


❆ ❆ ❆



La balada de Tane y Hine-titama

Sin haber conocido nunca
a Lot, Isis, Orfeo, Frigga
Perséfone, Ishtar o a Bonnie Parker,
los aborígenes polinesios
también cantan sus baladas
sobre el descenso a los infiernos.

Tane cuidaba los bosques
y todos sus hermanos
-nga tama a Rangi-
eran, como él, varones.
Quiso engendrar hijos
con su madre Papa
-su padre y su madre
eran más altos que
jugadores de baloncesto,
árboles de copra o montañas-
pero todos fueron reptiles
o piedras.

Llegó a una playa
y con arena, barro y su soplo
creo a Hine-hau-one,
la primera wahine
y de ellos nació Hine-titama,
la doncella del amanecer
que creció bajo los ojos de su padre
sin saber que lo era.

La hija de Tane le adoraba
arohanui, y cuando fue mujer
se desposó con él, hasta
que, estando en una aldea
oyó las oraciones que le revelaron
el nombre de su padre.

Muerta de dolor, Hane-titama
huyó para esconderse
en los confines del reino de Po,
las islas bajo tierra
del confín del inframundo.
Tane la buscó sin descanso
hasta que consiguió oir su waiata
que venía de lo hondo de los volcanes:
“¿Eres tú, Tane, mi padre?”.

Tane permaneció en la luz
y desde entonces, Hane-titama
- no volvió y se apropió de las noches-
es la encargada de llamarnos
-lo sabemos taûa-
cuando llega el fin, a su oscuridad.


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Encendías islas ocultas en mis ojos,
Caminábamos por noches en países mágicos.
Lográbamos vibrar en nuestra waiata, la que hicimos nuestro sol
Y lloramos arohanui sin creer que volvería más tarde
Porque no siempre la vida es de cobre
A veces es aliento y sudor y abrazos rotos
Y sin querer mi jugador de baloncesto ha volado
La red se mueve porque la rozamos y esperando
Dejamos nuestros pulsos fuera y volamos
Sin certeza nos mudamos
Derivamos arohanui


Chelo Medina
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Ojos, piedras y haiku

Cuando las piedras recuerdan
lo hacen con profundo cariño
y en aquellas islas un pueblo
pronuncia solemne arohanui.

Juega la luna
con rápidos torrentes;
al baloncesto.

Moderno haiku maorí.

Cuando los ojos acarician
lo hacen con miradas que cantan
y en aquellas islas un pueblo
oye encantado waiata al ciempiés.

Sabe la tierra
del daño de los hombres;
el terremoto.

Terrible haiku cordobés.


Julio Alcalá
Castellón, España

Julio’s Blog


❆ ❆ ❆



Ariki rangi, náufrago en N.Y.

La noche se ilumina
con ojos de lechuza siempre abiertos,
igual que aquella moa
sobre mi waka, con destino incierto
partiendo (a por camote)
de mis amadas islas bajo el cielo.

Hoy me traen las waiatas
y el haka de las olas, por el viento,
añoros de arohanui,
-saludo de las hapus de mi pueblo-,
furtivo en la desierta
cancha donde se juega al baloncesto.

Y ya no estoy aquí:
solo la sombra sabe de mi cuerpo.
Los mokos se me borran...;

Marakihan me lleva en su velero.


Pedro Bernal
Madrid, España


notas
ariki rangi: jefe tribal
moa: ave autóctona de las islas, extinguida
waka: bote, barca
camote: batata peruana llevada a las islas
hapu: familia
haka: ritmo musical de palmas y pies
moko: tatuaje facial biográfico
Marakihan: deidad maorí



❆ ❆ ❆



CRUCIFIXIÓN

Hace algunos años
Simón del Desierto
se presentó en el Parque de Colón
como un aventurero clandestino
regresado de un viaje de iniciación
abrió sus largos brazos,
y todavía enfermo de una herida mal curada,
comenzó a contarnos una historia sobre unas islas :
Alrededor del fuego, él sólo logró recordar
una waiata de Serrat,
pero el idioma les cautivó tanto,
que todos los nativos le acompañaron
con gritos y danzas.
Sus ojos brillaron cuando recordó su paso por ChristChurch,
y en su mal inglés trataba de relatarle
su azarosa vida a un señor mayor bondadoso.
Años después, Simón fue misionero en Mauritania
donde se hizo amigo de una monja de Tonga
con la que jugaba al baloncesto
y los dos reían por estas casualidades de la vida.

Nada de esto parecía verídico,
pero Simón nunca mentía
le teníamos mucha envidia
porque era imposible que fuera tan bueno.
Nos sentíamos como la Inquisición frente a Marco Polo
no nos creíamos su recurrente arohanui
su sonrisa complaciente nos hería en lo más hondo.

La gente que es tan especial merece ser crucificada.

Mas qué rabia me da
que yo no pueda escapar de su aura.
Que tenga que escribir sobre él
y que no pueda inventarme nada.
Que sea su Cronista de Indias
y me tenga que quedar en la ensenada.
La gente especial merece ser crucificada.


Juan M. Santiago León
Arganda del Rey, Madrid, España

www.sub-let.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Dame fuerzas para saltar desde el rugido de tu azotea
donde colosos de medio pelo sueñan que son lechuzas.
Quiero mirar como tú, con ojos de dormir la siesta despierto
como si el río que te arrastra fuese un látigo dormido.

Quiero visitar las perdidas islas que conoces,
donde el fútbol y el baloncesto no son deportes de moda,
sino ancestrales costumbres de viejos nómadas.

Cántame esa waiata de tus mares lejanos,
rómpeme el rostro con la música y déjame morir sin muerte
en la cintura de alguna indígena que escuche tu soledad
y siga el ritmo de mi asombro.

¿Sabes?, yo quise ser tú,
que siempre esperé ser como tú
y vivir en aquellas tierras donde nadie esconde un suspiro.

Es tarde para vestir mi desnudez con tus misterios,
es tarde para darte las gracias,
es tarde para darte un abrazo arohanui
y robarte, cuando dejes de mirarme,
la enamorada locura que se anidó contigo.


Suso Torriente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Era misterioso ese canto maorí
pero de una sencilla belleza
Waiata vocales que se abrían a los sentimientos
que miraban con ojos sorprendidos
a las islas que nos rodeaban.
Observaba a los muchachos atentos
y alegres que jugaban al baloncesto
como si fuera una danza tribal
que ejecutaban con arohanui.
Gestos que parecían melodías ancestrales
pequeños saltos y risas francas que acompañaban
al Waiata que se seguía escuchando indefinidamente.


Jose Mª Saro y Bernaldo de Quirós
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Con cariño verdadero
"arohanui" en maorí,
entrañables los recuerdos
que me acercaron a tí.

De mi juventud pasada,
los maravillosos ratos.
seguro, no han de volver,
me devuelven, otra vez
la añoranza y me dan
fuerza, esperanza y fe.

MI vida de adolescente,
se inundó de alegría,
de compartir, día a día
mis experiencias vividas,
junto a tu compañía,
amable, tierna y leal.

Me encontré con tu persona
el gusto de saborear
las cosas de otra manera,
educado, como eras
inteligente y capaz,
supe apreciar y querer
contigo siempre aprender.

Tu deporte favorito:
la cancha de baloncesto,
ser un pívot de primera,
estar a la misma altura,
sin perder la compostura.

Y en la vida, tu conducta
de joven amable y tierno
te hizo "mi chico ideal"
y sin poderte comparar
con el resto de los chicos.

Paseos por el Retiro,
Concierto en el Ateneo,
visitas a los Museos,
la bolera, desde luego.
La Música y el bel canto
(waiata en lengua maorí),
porque el arte es mundial,
tanto si se escucha allí,
ó, como yo lo escuché,
viviendo siempre en Madrid.

Tus ojos siempre pendientes
para agradarme a mí,
me sedujo y cautivó,
más el destino no quiso
unirnos en lazo fuerte,
yo te quise hasta tu muerte
y lamento muy de veras
que, por no saber tenerte,
perdí mi hombre ideal
y sola quede para siempre.

Como en una isla vivo
rodeada con la gente,
sin alcanzar, por cobarde,
mi sueño: pertenecerte.


Hortensia Ayuso Oliva
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Arohanui

Waiata arohanui
las islas de tu
espacio
donde tu caminar
es geográfico
tus ojos son
mi luz
y miro lejos
lanzando directo
al sol
para traerte
mi voz
practicando el baloncesto
de mimo
canto
para que te lleguen
mis señales
de fuego.

Y el ritmo
es mi océano
naufrago
de notas
mido tu
distancia.

Alcanzándote
como ave
llego para
darte la
melodía
que me
inspiras.


Martha del Pilar
Italy


❆ ❆ ❆



El son

De las islas
lejanas
al atardecer
llega
un waiata
arohanui.

Le acompañan las olas
danzando al compás.

En el acantilado
culminan el son
atravesando
el ojo
de una roca.

En la playa
un espectador
en ensueño
exclama
¡¡ canasta !!
extrapolando
su visión
al juego
de baloncesto


Carmen Lafuente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Bajo por tus piernas de centímetros abrasados
a disputar en el hueco de tus rodillas todos los puntos.
Lento, escalo en obstinado viaje hacia tu isla sin redes,
olvido entonces cada noche de derrota.
No saldré nunca de tu mirada arohanui;
cerca de tus ojos, latidos de waiata fracturan cimientos de un tiempo muerto.
Estar en ti es bailar sin camiseta sobre los inviernos
sembrar lo perdido de abrazos
tener en mis manos el mundo lavado en un rectángulo.
Orillas los minutos y venzo una y otra vez en campo contrario.


Keka Conesa
Sevilla, España


❆ ❆ ❆



Espuma de mar me crece en los ojos
como el silencio de noche
en la isla.
Espuma que se vuelve llanto
al oír la waiata
que susurran los árboles
de mi infancia.
Árboles que cobijaron,
arohanui,
los últimos días de la inocencia
cuando a mi cansancio
lo alimentaba el baloncesto.


Mariana Centurión de la Cueva
Cd. de México, México


❆ ❆ ❆



Bien pudiera ser

Bien pudiera ser un canto supurado de
Arohanui ese modo de entonar Waiata -
Lances del sentir austral, que nos mira con esa miríada de
Ojos –islas de tierra entre brillos de aguas y aguas que
Nacen en ese reborde de faz de la Tierra-. (Y)
Casi resulta que todo lo austral se aposenta en el fondo de
Este fundido planeta-
Señuelo de eternidad-, que suele entonar con sus
Tientos los cantos
Orondos de su transitar.

Todo ante el silencio -inmensa presencia sorda - sostenido por la propia eternidad. Todo metido en esa inconmensurabilidad etérea –los cantos del orbe y el propio planeta, como caído en un cesto sin fondo ni fin, como una pelota azul de ígneo corazón, como un minúsculo balón que fuera una simple mota del éter universal.

El mundo fluye atraído en su red; los cantos suenan de pie.


Vicente Javier Fernández Gómez
Añastro -Treviño-, Burgos, España

vicentejavier-f.blogspot.com


❆ ❆ ❆



El último tango o Vals del recuerdo

tu voz grave clavada en el paisaje
de todas mis rutinas tus cuchillas
sobre el blanco impoluto del lavabo
del toilette tu amor a las mujeres
tus mil manías tus manos sumisas
tus calcetines sucios y tus mustios
paseos en soledad tras ver ganar
al equipo contrario tus veranos
en el Cabo de Gata tu Opel Astra
con el rayón en la puerta trasera
parado frente a mi casa tu cara
iluminando todo tus dos ojos
azules infinitos tus pitillos
de rockero trasnochado tus ratos
agradables también los poco suaves
tus CDs cursis tus discos de Burning
tus libros de poemas las esperas
a recibir resultados tu paso
lento por hospitales y tus padres
de nuevo con eso del baloncesto
que fuiste el pivot del equipo invícto
tu álbum de fotos tu poco decoro
al no parar de hablarme de aquel viaje
en el que otra muchacha saludaba
tan sonriente y feliz tan "arohanui"
como decías que en aquellas islas
así se hablaba en Nueva Zelanda
comenzó todo comenzó este roto
que ahora intento coser sin mucha fé
estos retales de tu nada y mi hambre
este intenso dolor esta canción
esta waiata que tú ya no bailas
con tus bermudas bajo una gran luna
en la costa de Tasmania mi rabia
cuando volviste y al verte te dije
te está comiendo el silencio recuerdo
tu llanto desgarrado este tango
que quiere ser un vals como el que el mar
con su espuma blanca baila en la playa
acabará flotando sin amparo
en el viento tremendo del tiempo
que con tu ausencia transforma mi vida
en un reloj de arena y de cenizas


Gonzalo Benito Merino
Madrid, España

marineroenmarte.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Hay lugares del mundo donde
el canto
se pronuncia con palabras
sin aristas.
Waiata waiata entona el agua sonriendo.
Lugares donde los ojos no son islas
ni el corazón un balón
de baloncesto
que busca un triple en cada jugada.
Arohanui dicen las yemas de sus dedos en tu piel.
Hay lugares donde no se miente.


Pon
Madrid, España


❆ ❆ ❆



viernes, 11 de noviembre de 2016

Palabras prestadas #105

Os invitamos a conocer las nuevas palabras prestadas por el poeta neozelandés Robert Sullivan. Tienen hasta el martes 22 de noviembre, para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com

Antes de enviar tu poema por favor mira las bases en "¿Cómo participo?"



#105  Las Palabras son prestadas por Robert Sullivan.


waiata (en maorí significa canción/canto)

arohanui (en maorí significa 'con profundo cariño')

islas

ojos

baloncesto



Foto: Ruth McKenna
Entre los nueve libros del poeta Robert Sullivan destacamos a Star Waka (Auckland University Press, 1999) que ha sido re-editado cinco veces, traducido al alemán (Mana Verlag) y fue finalista en los premios de libro Montana New Zealand Book Awards (2000).
Además de la poesía ha escrito una novela gráfica, un libro para niños, un libreto, y es co-editor de tres importantes antologías de poesía maorí y de Polinesia. Es director de escritura creativa en el Instituto de Tecnología Manukau en Auckland, Nueva Zelanda. Pertenece a los tribus maoríes Ngapuhi, Kai Tahu, y Ngati Raukawa.

La página de Robert Sullivan en La Academía de Literatura de Nueva Zelanda (en inglés).



El viernes 25 de noviembre 2016 publicaremos los poemas y una nueva selección de palabras.



El premio al mejor poema será el libro Llaves palabras puertas de Luis Maristany de la editorial Pre-textos

"Los que escribimos poco, difícilmente podemos hacer propiamente un libro; simplemente, al cabo de x años, lo coleccionamos en un álbum." Luis Maristany
No tuvo tiempo Luis Maristany para confeccionar ese álbum. Hemos tenido que ser sus familiares y amigos quienes, con carácter póstumo, decidiésemos rendirle homenaje con la selección de sus textos, que hoy, lector, tienes entre tus manos.
Esta rigurosa recopilación de gran parte de su obra, al cuidado de dos de sus más íntimos amigos, Juan Antonio Masoliver y César Palma, intenta dar a conocer la palabra poética de una voz tan inédita como la de su propia generación, la generación sin nombre que va desde los cincuenta hasta los novísimos, y que encuentra en Luis Maristany del Rayo (1937-1992) un modelo único y excepcional.



Más información sobre el libro en Pre-textos




Poemas prestados #104

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas por Bruno Ruiz-Nicoli. Te animamos a que sigas participando en la centésima quinta edición que empieza el viernes 11 de noviembre del año 2016.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Pedro Bernal quién recibirá el libro El dilema de Paola de Cósimo de Monroy de la editorial Huerga y Fierro




A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
nacer, rojo, duda, circulo y salado.


❆ ❆ ❆



Suena una radio cerca.

Quizá de una ventana;
o pasos por la acera rozando los cartones...

Su paladar despierta
con el sabor salado de las preocupaciones
en el nacer del día.

Un círculo de voces
se inquieta con la duda
de que se cierre en rojo el ibex 35.

Como cada mañana
le toca sonreír en esa esquina
de Mayor, de Gran Vía,
a todos los que dejen

sobre la piel oscura,

e ilegal,
de su mano,
miradas…,

o monedas.


Pedro Bernal
Madrid, España


❆ ❆ ❆



DESEO MARXISTA


Un puño rojo de sangre alzado
contra todos los rostros bien pensantes
los vientres satisfechos
incluso dentro de este círculo
de sonrisas complacientes.

Yo os aborrezco
solo servís para adornaros
con la vanidad del que
pretende no ser excluido jamás.

Prefiero el sabor salado de los ahogados en los lagos de la vida.

Vosotros que hacéis de la duda existencial
un sainete moderno
cinismo para ser aceptado
con los oropeles de un espejismo urbano.

Para qué nacer,
si
mi destino va a ser
profundamente dirigido
obviamente controlado
por la clase social
donde tuvo el azar
el capricho de tirar el dado.

Prefiero saborear tu beso amargo.


Juan M. Santiago León
Arganda del Rey, Madrid, España

www.sub-let.blogspot.com


❆ ❆ ❆



El CIRCULO ROJO

El deseo es un círculo rojo,
una espiral candente con memoria,
un semáforo parpadeando en las autopistas de la piel
con señales primitivas,
un impulso irracional que no permite la duda.

Su certeza nos asalta,
es mercurio silencioso que dispara el hipotálamo.

Nace en el subconsciente
y sus cristales salados,
nos dejan en la saliva sabor a origen.

Todo lo reduce a un punto,
un círculo rojo.


Carmen Hernández Montalbán
Guadix, Granada, España


❆ ❆ ❆



El enigma de Moisés
(El principal problema de la verdad es que, aunque la tengamos
delante de las narices, dejamos que sean otros los que la interpreten)



Nací y fui depositado en una cesta
para educarme con los herederos de Isis,
crecí con la duda de saber
qué hado ordenó erigir las pirámides,
escapé al desierto, escuché a la zarza
y desaté la plaga de langostas
para escapar de noche y vagar con mi raza
elegida en círculos
cuarenta años esperando el maná.
Llegué al mar rojo y levanté las aguas
para derribar su muro salado sobre el ejército,
condené a los que adoraron al becerro de oro
y recogí las tablas de piedra para que los míos
las sepultaran finalmente en un arca votiva.
Plantamos al final del camino un cartel diciendo
que esa tierra era la propiedad que nos prometiste.
Para ser uno de los pocos hombres con quienes
hablaste directamente… ¿era esa
la misión que me encomendaste, Señor?


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Nazco

Nazco con el
rojo atardecer
de la tierra
que me arrulla
circulo de Naranja
sus océanos
son salados
que el sol
sumerge con mi
cuna
duda poética
la luna
me da su corona
para recitarle
a las estrellas.


Martha del Pilar
Italia


❆ ❆ ❆



Condimento

Tengo la duda
de si es verde o rojo
el pimiento que comes
con desgana,
pues se te puso
la cara color grana
y quiero imaginar
si lo has guisado.

Te pasaste de sal
y está salado,
podrás nacer de nuevo
si lo expulsas
y aprende a cocinar
no tiene excusa
estar en el círculo
del bar, sin dar bocado.


Carmen Barrios Rull
Leganés, Madrid, España


❆ ❆ ❆



17 Iras

El rayo –mental descarga airada– por la violada infancia
y el trueno –grito de odio en cielos y rocas– miden lo humano.

El alga trajo: el aire y la sangre en rojo. Diluvio el hombre.
Los nervios rotos por la soberbia humana, los terremotos
volcanes sangran incontenibles emociones fundidas–
levantan algas arrepentidas olas, el maremoto.
Aire y fuego/ combustión. Voraz incendio/ alergia al orden.

Socavón de la senil tierra, incongruencia amplia y profunda.
Nieve, reacción blanca al mortal nacer, alud su grito,
total depresión, duda y desgana, la glaciación avanza.
Nube, acento extraño a la azul humanidad, viento su soplo,
brutal sequía y sed eternas, por el círculo salado.

Plaga vegetal, orgullo que pica en la cara de un manco.
Duro es el tornado por creer que revolución no es giro
peor el huracán por pensar que el pan es un don divino.
Hiela el miedo la sangre y cae en granizo que hiere al hombre,
luego la herida se sutura en nevada, que cubre al muerto.


Julio Alcalá
Castellón, España

Julio’s Blog


❆ ❆ ❆



El lugar que me ha visto
nacer,
no es solo pensar,
es crecer
y también sembrar la duda,
es creer
Cerrarse en un círculo
y no saber
de que color me gustaría
tener
los ojos claros, azules,
los labios rojos y sentir
la necesidad ardiente,
de beber,
gustar lo dulce o salado
de la vida, sin ganarlo,
no tiene sentido alguno,
es, sencillamente, perder.


Hortensia Ayuso Oliva
Torremocha de Jarama, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Último aliento

A veces
se ve todo tan fácil.
Soy un nacer a la duda,
un alma de los desechos,
un monologo del último aliento.
Cautiva y roja alma, procreando
el circulo salado
entre la lágrima y
el túnel de la tierra.
Se ve todo tan fácil ciertos días.
Crecer en la creencia
de que estamos aquí para algo,
la cuestión es para qué.


Pilar Gorricho
Logroño (La Rioja), España


❆ ❆ ❆



Ya no me pesa
la lágrima de piedra de la luna,
ya no me pertenece la duda.

Ya tengo tus manos
que apartan sombras
para llegar a mi reino.
Ya tengo la risa salada de los océanos
la herencia perfumada de las flores
la semilla del sendero.

Ya no me pesa
la piel roja del mundo,
ya no me pertenecen los segundos.

Ya tengo tus brazos
que apartan cenizas
para sembrar naranjos en mis sueños.
Ya tengo la suave dulzura de los vientos
la primavera profunda respirando
el círculo alegre de un vuelo.

Ya no me pesa la vida.
Ya tengo tus ojos,
párpados de agua y tierra
para nacer y morir desnuda
frente al silencio olvidado del tiempo.


Keka Conesa
Sevilla, España


❆ ❆ ❆



Nacer rojo entre las dudas

Nacer rojo por las dudas;
escribir la angustia presentida
con ese rubor que sube por los pómulos
llorosos; quedarse cercado uno
en un círculo de lágrimas saladas
y no acabar de ver sentido que te empuje
sobre el salto al renacer de cada instante.

Nacer rojo entre las dudas;
escribir salado sin las lágrimas
que abrigan y trazar con círculos
de tinta ennegrecida los suspiros
por los versos que no han sido.

Resecar las dudas con el rojo resalado
de la furia, rodeando en círculos tus ganas
de nacer de nuevo a los instantes.

Renacer –ya ves- a ese círculo de vida
que se cita con el rojo tan salado
de la sangre que perdura a borbotones
aunque fluya entre las dudas.


Vicente Javier Fernández Gómez
Añastro -Treviño-, Burgos, España

vicentejavier-f.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Crece la duda
con la brisa fría
que ataca mi mente
por la lejanía de tu piel.
El humor salado,
intenta secar mi memoria
sin lograrlo.
¿Volveré a nacer cada mañana
en los roces que das a mis círculos?
¿Veré de nuevo al Sol
acostarse rojo en tu desnudez?.


Mariana Centurión de la Cueva
Cd. de México, México


❆ ❆ ❆



Las estaciones

Primavera.
Nacer.
Gota del deshielo
flor de Aloe
una lágrima verde.

Estío.
Dorado círculo solar.
En la piel
lágrima salada
ofrenda del mar.

Otoño.
A veces duda.
Siempre….,
esplendor al rojo.

Invierno.
Huellas en la nieve.
Ascuas encendidas
combatiendo el azul….


Carmen Lafuente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Nada detiene
lo que en siglos fue verdad.
Nada jamás será caduco
en estos cuerpos
donde germinan insectos enamorados.

Aunque las aves sostengan
un lago salado en sus gargantas,
y nos despierte siniestro un cáliz rojo,
saldremos sonriendo de la mano
hacia el círculo polar
de los aventureros.

Nada asombra
si es victoria desde siempre.
Nada nos provoca el sobresalto
si la virtud de nuestro amor
es la del hombre valeroso.

Nacer sin frío en cada era.
Hoy es uno de esos días
en que me yergo ante lo eterno
porque no albergo la duda.
Se que no me extinguiré
por elegirte a ti mujer
de compañera.


Suso Torriente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Tu amor es carmesí,
rojo candente;
en círculos de agua
salada me resguarda.
Rojo cadmio las risas,
de bermellón los besos
y geranio real las mariposas
en la sal de tus besos
encarnados.
Rojo inglés las bufandas
que tejeré en invierno
para abrigar tu voz
de coral rojo fuego.
Sin duda rojo guinda,
pétalos de amapola
las manos que me tocan
y rubí es el sonido
del cuerpo incandescente
que me llena de rojo caoba
las mañanas.
Rojo de cobre vivo
sal de alheña,
rojo teja garanza,
rajuela de cinabrio
de barro anochecido.
Escarlata es el tiempo
que nos viene de frente,
rojo tu amor de almagra,
carmín de amor candente.


Pon
Madrid, España


❆ ❆ ❆



viernes, 28 de octubre de 2016

Palabras prestadas #104

Os invitamos a conocer las nuevas palabras prestadas por Bruno Ruiz-Nicoli. Tienen hasta el martes 8 de noviembre, para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com

Antes de enviar tu poema por favor mira las bases en "¿Cómo participo?"



#104  Las Palabras son prestadas por Bruno Ruiz-Nicoli.


*Nota: si por algún motivo no puedes oír
las palabras están al pie de la entrada.


Foto © Santiago Esteban
Un buen día Bruno Ruiz-Nicoli dejó su carrera para estudiar Historia del Arte, dar clases en la universidad y organizar exposiciones. Los genes de los Nicoli, una familia toscana de artistas instalada en Madrid desde el XVIII, habían tomado el poder. No se sabe si como causa o efecto de aquella rebelión, nació Cósimo de Monroy, su alter ego, protagonista de una narrativa fugaz, hedonista y provocadora en el blog Los Placeres y los Días. En 2016 ha publicado su primera novela, El Dilema de Paola, una vuelta de tuerca en un juego que lleva a Cósimo a lanzar a sus personajes contra las cuerdas en tramas divertidas y transgresoras.

cosimodemonroy.com


El viernes 11 de noviembre 2016 publicaremos los poemas y una nueva selección de palabras.



El premio al mejor poema será el libro El dilema de Paola de Cósimo de Monroy de la editorial Huerga y Fierro

EL DILEMA DE PAOLA “El tiempo se había detenido. Paola, adicta al vértico, no estaba habituada a soltar el trapecio antes de estar aferrada al siguiente. Para ella, el buen acróbata era el que nunca llegaba a caer de la red. Pero esta vez, el trapecio se había desvanecido y el fotograma, congelado, la mantenía suspendida en el aire”. ¿Qué ocurre cuando no se sabe si se juega como ratón o gato? El dilema de Paola nos sumerge en el atractivo de la tentación y en la frágil ilusión del éxito. Con el estilo sofisticado, divertido y transgresor que ha atrapado a miles de lectores inline, Cósimo de Monroy seduce en una novela difícil de olvidar.


Más información sobre el libro en Huerga y Fierro





*(nacer, rojo, duda, círculo y salado.)

Poemas prestados #103

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas por la cantante Hope. Te animamos a que sigas participando en la centésima cuarta edición que empieza el viernes 28 de octubre del año 2016.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Carmen Hernández Montalbán quién recibirá el libro AÑOS DIEZ, Revista de poesía nº3 de la editorial Cuadernos del Vigía




A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
legado, resiliencia, madre, respirar y antepasados.


❆ ❆ ❆



RESILIENCIA

Voy a seguir un sendero de baldosas amarillas,
ahora que mi corazón ha vuelto a hacer nido
en el hueco vacío de mi pecho.

Emprenderé el camino con pasos nuevos,
aprendiendo el alfabeto de la experiencia,
respiraré consciente de todos mis latidos,
me gestaré a mi misma con amor de madre,
bendiciendo el legado de todas las vivencias.

Con la savia antigua de mis antepasados,
emprenderé el camino de la resiliencia.


Carmen Hernández Montalbán
Guadix, Granada, España


❆ ❆ ❆



respira
sin ruido
la nariz debajo del embozo
los dedos agarrados a la manta
respira tu legado
la cadena sin término
que heredas
respira
el miedo está en los bordes borrosos
vive en las sombras miopes
respira
los antepasados
dicen que debes querer
dicen que debe quererte
respira espera
lágrimas grises caen
a los lados de tu cara
escuchas pasos
madre-fango-asfixia
madre-niebla-tristeza
madre-soledad
madre-miedo trae
resiliencia sobre vivir
sobrevivir
vivir sobre a ante bajo cabe con contra
su legado
respira la cadena infinita
tu herencia ácida estéril
de mujermuerte
sobre la manta los deditos agarrotados los ojos
miran sin ver
la niña que llora bajo el embozo
respira
sin ruido
inmortal


Pon
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Podría,
contener el aliento y dejar de respirar,
vaciar mi copa sobre cualquier rastrojo
y resucitar las frambuesas en sus espinas.

Descalzarme al filo de la luna,
dejar mi ropa plegada en una cima
y saltar para alcanzar el vuelo de una rana.

Herirme y hacer de mi sangre alimento
de cualquier mendigo con hambruna
para saciar su sed de libertades.

Susurrar al oído de una hiena
que tome mis vísceras primero
y reparta el resto entre toda su familia.

Podría,
terminar todo poema con un suicidio,
dejar epitafios pintados en las calles
y esperar mil siglos que alguien me recuerde.

Deshacerme de mi estigma
y liberar el legado que siempre me detuvo
a salir del cajón de mis antepasados.

Desatender el consejo de mi madre
y despegar mi pecho de cualquier trinchera
para ser el mártir de mi propia resiliencia.

Pero no podría jamás aunque lo intente,
olvidarme de la luz de tu sonrisa
y permitirme no llorar sabiendo que estás triste.


Suso Torriente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



I´ll be seeing you.

Sin respirar
la culpa de los antepasados,
pobló los ojos con su madre,
en aquel momento lejano
sintiendo la resiliencia
de un corazón
tirante.
Leyó las palabras
de un amor desaparecido,
que dejaba el legado en su vientre.


Mariana Centurión de la Cueva
Cd. de México, México


❆ ❆ ❆



Génesis


Llegará un momento
que ni respirar.
La humanidad se extinguirá,
desvaneciéndose en la nada
el legado de sus antepasados.

Con el tiempo
la resiliencia
de la madre naturaleza
habilitará el entorno.

De nuevo el ciclo..........

Surgirán especies
que paso a paso
experimentaran
cambios
en su
ascenso
por la escala
evolutiva.

Al llegar a la meta
puede que
una.... o tal vez varias
alcancen la luz.


Carmen Lafuente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Cielo salado

No puedo respirar...
No entiendo los ruidos salados
No puedo respirar,
Llevo conmigo el legado de mis antepasados
Escondido bajo el chaleco naranja
Miro al cielo para no ver el mar
Cierro los ojos, mi universo se aleja
Puedo oír, oler, tocar... Rebelión de los sentidos, muy a mi pesar
Sin entender las palabras, los gritos, los lamentos, hasta cuando...
No puedo respirar,
Madre yo te ayudare, susurrando
Las olas apuntalan mi futuro, mi caminar
Bajo el chaleco, resiliencia, eterno legado
Aprendo a respirar


Yolanda Carreras
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Tu resiliencia


Éramos niños
aves sabedoras de la importancia del vuelo
más que de las alas.
Alegres,
porque no escribíamos versos
respirando la desnudez de la tierra,
bailando en círculos imperfectos.

Quiso la muerte ciega
llevarse a quien no era.
Y crecimos apenas.

Éramos niños
aturdidos por el trueno
sobre una cuerda.
Marineros en puerto
de antepasados grises,
velas plegadas
en el nido de la tormenta.

Fuiste a viajar la pena
escalando con dedos rotos
la agonía.

Y volviste.
Y contigo
las espadas de flores,
el pan, la sal y un amor para siempre.
Tu legado, madre.
Tu resiliencia.


Keka Conesa
Sevilla, España


❆ ❆ ❆



NOTICIA

I

Un legado llegó con la noticia.

Me embarga la congoja.

La resiliencia empapa mis pañuelos
con lágrimas calladas…,

hasta secar las cuencas de mis ojos.

Antepasados vienen a mi encuentro:

memoria de consejas
contadas al amor del viejo hogar.

II

De madre me he vestido. De esperanza
recelosa; de duda; de futuro.

Con hondo respirar, salgo a la plaza
como aguas enfadadas de un arroyo,
cortando el aire tibio
que alienta un sol de otoño ensangrentado,

y tiñe rebeldías y pancartas.

Alzo la voz, y ¡grito
hasta despellejarme la garganta
contra el feminicidio!


Pedro Bernal
Madrid, España


❆ ❆ ❆



(Y aquí el silencio se hará solemne)

Madre (y aquí el silencio se hará
solemne)…

Madre –decía–, que siempre acudes
si no nos sientes.

Madre, respira incluso dolor si crees
que soy a veces un ser doliente.

Madre tienes, como el metal que cede,
la resiliencia marcada entre las sienes.

Madre cedes la voz del tiempo
–legado arcano que no alcanzamos–.

Madre tienes, como todas las madres quieren,
antepasados erguidos en siempre columnas de amor.

Madre
Ma
dre
Ma
dre

Más te querría,
más por tus días
–auroras que fueron flor–;
más por mis días
–renglones de tu pasión–.

Madre
Ma
dre
Ma
dre

tiempo que tuve por vos.


Vicente Javier-F
Añastro –Treviño–, Burgos, España

vicentejavier-f.blogspot.com


❆ ❆ ❆



El aire que me permite
respirar, es necesario,
para mi ciclo, es vital.

Encontrarme como el SER
que he sido y aún soy,
mirar mi entorno y ver
que mi pasado y presente
es un legado entrañable
que yo llevo a mis espaldas,
y el cordón umbilical,
unión con mi querida madre
que no se ha roto jamás.

Todos mis antepasados
son historia "viva" y real
son orgullo de mi raza.

Mi estirpe y mi dignidad
la tengo, como persona
desde el mismo momento
en que, unido al sustento
que da vida, esperanza
y flexibilidad para
saberme encontrar leal
y fiel a mis principios,
sin oposición alguna
que me haga titubear.

Tener sana la conciencia
usando resiliencia
sabremos vivir en la paz.


Hortensia Ayuso Oliva
Torremocha de Jarama, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Expiación incompleta

Cuando su madre le mira a los ojos.

Ella siente una emoción situada
fuera del gris legado de lo real.
Llámala poesía, a esa vibración.

Ella quiere expresar esa alegría
y lo hace como sus antepasados.
Llámalo poema, a esa explicación.

Para las poetas es un pecado
no saber respirar en las palabras
ni siquiera esa mínima emoción.

Ella está buscando aun su resiliencia.
Escribe el poema y con ello expía
–de modo parcial– su culpa también.


Julio Alcalá
Castellón, España


❆ ❆ ❆



Madre

Madre, cuando rezas
me conmueve
tu delicada figura
las suaves manos,
ese aleteo al respirar
con todo puedes,
emana en ti el vigor
de antepasados.

Me admira ese tesón
y esa firmeza,
la resiliencia que das
como un soldado
defiendes el legado
y descendencia…
madre, reza por mí,
¡por mis pecados!.


Carmen Barrios Rull
Leganés, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Por qué escribo sonetos

Quizá es un legado y no una ciencia,
o esas fotos que son daguerrotipia
de mi madre y mi padre, linotipias
comunes que inducen a la experiencia
de hacer un soneto a la resiliencia,
al oxímoron o a la serendipia.
Ir más allá de un vocablo que ripia,
la flexión y eufonía, la consciencia
de respirar olor de libros viejos…
¡Quién sabe lo que fue!: ya estando lejos
de las primeras lecturas, sacados
de un contexto feliz mis universos,
la rima y el formato son el verso
de las siembras de mis antepasados.


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



El legado

El legado
de mi libro
es un respirar
que resiliencia
mi capacidad
de transcribir
mi madre
tierra
arco iris
de montaña
en el páramo
de el cielo
donde nacen las
raíces
de mis antepasados
con la ruana
transparencia
del campo
donde el cóndor
abre sus alas
para ver su paraíso.


Martha del Pilar
Italia


❆ ❆ ❆