viernes, 31 de mayo de 2013

Palabras prestadas #36

Os invitamos a conocer las nuevas palabras prestadas por el poeta Miguel Iriarte en pleno carnaval de Barranquilla, Colombia. Tienen hasta el martes 11 de junio, para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com

Antes de enviar tu poema por favor mira las bases en "¿Cómo participo?"



#36  Las Palabras
son prestadas por Miguel Iriarte, poeta, publicista, periodista cultural, gestor cultural y catedrático de Semiótica y Comunicación de la Universidad del Norte, Barranquilla, Colombia.

Ha publicado los siguientes libros de poesía: Doy mi palabra, Ediciones Simón y Lola Gubereck, 1985; Segundas intenciones, Ediciones Metropolitanas, 1996; Cámara de Jazz, Editorial La Iguana Ciega, 2005; Poemas Reunidos, Universidad Externado de Colombia, Colección Libro X Centavo, 2009 y Semana Santa de mi boca, Ediciones Pluma de Mompox, 2011.

Codirige en Barranquilla el Festival Internacional de Poesía en el Caribe, PoeMaRío.





*Nota: si por algún motivo no puedes ver
las palabras están al pie de la entrada.

El viernes 14 de junio 2013 publicaremos los poemas y una nueva selección de palabras.




La editorial
Cuadernos del Vigía 

premiará con un libro 
al mejor poema.






*(lapislázuli, boga, mar, abeto, delírio)

Poemas prestados #35

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas por José Manuel de la imprenta Gráficas Almeida. Te animamos a que sigas participando en la trigésima sexta edición que empieza el viernes 31 de mayo del año 2013.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Pon quién recibirá un libro de la editorial por su poema PAPEL Y PERGAMINO VOY COSIENDO.






A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:



❆ ❆ ❆



PAPEL Y PERGAMINO VOY COSIENDO

Papel y pergamino voy cosiendo
con el hilo de tinta de las letras
que leo en un anuncio, en una multa,
un libro, un prospecto, una receta
o en un recordatorio de difunto.

Con la aguja de mis dedos hilvanada
me pespunteo un alma deshilacha
y forro una gabardina con las hojas,
remiendo el corazón con el bramante
de las capitulares de colores.

Los lados de la herida
Que no cierra monto en un bastidor
De tapas duras, ajustando las guardas
Y los cabos torzales,
Dejando que la tinta escurra entre mis dedos
De aguja, costureros
del dolor y de la sangre.

Al tiempo que bodoques,
Voy bordando
El olor del epílogo y el prólogo,
Y las dedicatorias de vainica
Recortan el embozo de las comas,
Dobladillo de aire,
El lomo del dedal guardando al Tiempo.

Por las costuras revienta sin remedio
Cada libro cuando se abre y habla,
Pero con cada hilo de tinta
voy cerrando
Las puntadas del alma y de la vida,
Jaretas de la herida,
Libre y zurcida.


Pon
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Todo por partes

Soy capaz de ser libre en mi vida diaria, porque lo encajo en el todo de mi realidad imaginaria.

Escribo el libro de mi existencia con tinta negra de días cotidianos, pero escribo en el color de la fantasía mis mundos imaginados.

Y aunque impregne mi vida el olor ordinario de lo común y corriente, de la esencia de todos los aromas tengo repleta la mente.

Vivo pues así, uniendo en un solo cuerpo, lo cierto y lo incierto.


Marta Fernández Pantiga
La Orotava, Santa Cruz de Tenerife

taliesin65.wordpress.com


❆ ❆ ❆



Ella siempre surge de mi vida:
sabor de barco hundido,
asombro de ser libre
ante tanta incertidumbre.
Urge hablar de su piel de tinta:
clara y enemiga se abre paso
como un lobo por la nieve.
Hay algo en ella que te elige,
como a veces un color o un libro.
Ella entra aquí como un grito.
Tiene la mirada inerte de un pelícano
de plomo, atraviesa las ciudades
sin futuro, aúlla al agua de los lagos,
y huye de sí misma cuando advierte
su olor hambriento y sigiloso.


Fernando Soriano Bensusan
Granada, España


❆ ❆ ❆



Libro, libérame del mal de esta tinta.
Te lo pido de mano a mano.
Nadie lo imagina, pero yo sé que eres una taquilla:
sin querer guardas en ti el color y el olor de tu amo.

¿Puede la esclavitud ser libre...?
De verdad, por favor,
hazme un hueco en tu rincón.
Prometo dejar las llaves puestas
para que alguien nos salve a los dos.


Gerardo Carballo
Madrid, España

oteofearless.blogspot.com.es


❆ ❆ ❆



Abanico de palabras

De la tinta de las rosas
color de la naturaleza
preciosa, pinto la
corteza del árbol
que dona una parte
de su ser
para extraer un papel
dorado, que es un rayo
de luz que ilumina
un libro con la
frescura de sus
versos que vuela
libre, como paloma
con el olor
de la imprenta
que expande por
su paso su perfume
fragante.

Y las páginas
se abren con el
viento como
abanico tricolor
que atrae el sol
con su
resplandor
en el cielo
celeste.


Martha del Pilar
Colombia


❆ ❆ ❆



Mi sangre es tinta fresca
que brota de la emoción
de poder estar de vez
en cuando cerca de ti.

Tu olor apasiona y me
siento libre de volverme
cada vez más loco
y verlo todo del color

de tu piel y de tus ojos.
Me libro de las mañanas,
me libro de las noches.

Me libro de todo lo
que no eres yo y de
lo que no soy tú.


Aleix Meriel Larrondo
Barcelona, España


❆ ❆ ❆



Fotolitos

I.-Amarillo
Brotando como libro
aunque la intuyera casi inerte
tu sangre deviene olor
y fluye pareciendo color del metal
siempre: tinta de las cadenas de cristal
para, al fin, llegar a ser libre de la muerte.

II.-Cyan
Brotando como libre
aunque la intuyera casi inerte
tu sangre deviene libro
y fluye pareciendo tinta del metal
siempre: olor de las cadenas de cristal
para, al fin, llegar a ser color de la muerte.

III.-Magenta
Brotando como color
aunque la intuyera casi inerte
tu sangre deviene tinta
y fluye pareciendo libre del metal
siempre: libro de las cadenas de cristal
para, al fin, llegar a ser olor de la muerte.

IV.-Negro
Brotando como olor
aunque la intuyera casi inerte
tu sangre deviene libre
y fluye pareciendo libro del metal
siempre: color de las cadenas de cristal
para, al fin, llegar a ser tinta de la muerte.

V.-Cuatricromía
Brotando como tinta
aunque la intuyera casi inerte
tu sangre deviene color
y fluye pareciendo olor del metal
siempre: libre de las cadenas de cristal
para, al fin, llegar a ser libro de la muerte.


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Ausencias

Dibujaré con la tinta de tu sangre
tu silueta sombreada
vacía y hueca.

Recordaré el olor de tus cabellos
cuando cabalgabas libre y sin montura
por nuestra playa soñada
en aquellos atardeceres
cuando caía el sol
y su luz no podía cambiar
el color de tus ojos
a veces marrón, otras verde
pero siempre iluminando tu cara.

Contigo planté un árbol
y contigo tuve un hijo
los dos crecen a mi lado
junto a mi inspiración
para escribir ese libro
que tanto te hubiera gustado
Leer junto a mí.


Lola Álvarez Feito
Madrid, España

midulcerutina.blogspot.com.es


❆ ❆ ❆



Paseo entre tus alas con olor a cola y papel,
peleando contra gárgolas y leones.
Libre, galopo entre tus párrafos sin corcel
viviendo historias de piratas y dragones.
Hoy soy pez, estoy desnudo, sin aletas,
nadando en la tinta de tus grafías,
persiguiendo a bajeles y goletas,
dibujando una nueva geografía.
Sé mi luz, mi sombra, mi color,
mi suspiro, mi ilusión, mi quimera.
Una idea, una palabra, un favor:
Tú eres libro, déjame ser poema.


Mª Jesús Robles
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Un eslabón después de otro...
donde viven las palabras
sin eco, ni amor se fueron,
no llegaron a su final,
se recostaron, sobre una
pagina y tinta carmesí
con hilos que son del tiempo.
Se sucedían los anillos,
libres a través del color
del cielo, ante un libro abierto.
Fue tu ramillete al pasar,
me diste don dulces manos
¡aquel día! Cuando todo reía
percibí el alelí, su olor.
Mis venas sueñan con tu calor.


Juliana Mallen
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Triste soledad

Triste soledad
déjame dibujar
sobre ti
con tinta de color
y escribir mis versos
en un pequeño libro
libre de ataduras
y que guarde
en sus hojas
como el mayor tesoro
el dulce olor de tu piel


Rosario María Fabelo Cabrera
España

angeles-amorinmortal.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Hoy

Lléname de olor dulce esta tristeza,
dale color al gris de mi amargura,
con tinta azul dibuja una sonrisa,
y apunta en el libro de mis días
que hoy nació una mujer libre.


Cristina Tous
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Casona de los Cagigas

Tu fachada, un recuerdo sin semblante
un duende trotamundo y sin futuro;
cada teja, una herida del gigante
con velo de cobalto y cielo oscuro.

Tu blasón como tinta trasparente
que ya no perdurará en el sueño,
se hace hostil al abandono hogareño
e invisible bajo hiedra decadente.

Tu frío es el silencio del libro cerrado
con anodino olor a flores disecadas
y la maleza de un edén desvencijado
libre ya de guadañas y de azadas.

Tu origen, el de un cubano jerarca
con rancio abolengo indiano
y aún conservan el porte del patriarca
tus nervudas palmeras y el manzano.

Tu soledad de libélula olvidada
que yace sin color como tus muertos,
es la historia tras la verja oxidada
de la saga que viajó por otros puertos.


Suso Torriente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



mi padre quería ser libre
quería hacer libros
dibujar letras
con litros de tinta

nos hablaba
del color de la noche
del olor a papel
del baile de palabras
pegadas con los dedos

mi padre hacía cacofonías
le gustaba silbar
dibujar el agua
y hablar en silencio

su mirada miraba
dejaba su impronta
de improviso
en aquel instante

ese que yo atrapaba
siempre

en mi memoria


Maribel Moratilla
Zaragoza, España


❆ ❆ ❆



ESCRIBIR COSTÓ MIL VIDAS

Hubo tiempos donde el espíritu,
la historia y los dioses y el hombre,
tuvieron que ser letra seca en arcilla.

Nunca pensaron que lo escrito
estaba más allá de ellos mismos,
de sus palabras medidas con muerte.

La sangre fue la tinta usada
para escribir que somos libres--¿libros?.
Frases cadáver, párrafos de cuerpos.

Olor de pólvora en las hojas,
color de luto en las líneas quebradas,
ataúd preciso sellado entre portadas.


Andrés Mauricio Castaño López
Rio de Janeiro, Brasil

www.kopakawana.wordpress.com


❆ ❆ ❆



Con el color de tus ojos, amor,
pintaba yo un mar
en el que perderme y nadar y nadar...

con tu olor, amor,
un campo de flores plantaba
en el pasear y vagar...

y con la tinta de tus besos, amor,
escribiría un libro sin final
para sentirme siempre contigo libre,
para sentir libertad.


Rebeca Pineda Núñez
Sevilla, España


❆ ❆ ❆




PALIMPSESTO

recurro a prestar palabras para intentarme

para cerrar el libro de la memoria
y reteñir las letras
con el color del instante

recurro a prestar palabras
para parir en ellas
un olor y un sabor diferente
para inventar cada día lo que ya fue
para ser libre y descifrar el enigma
con la huella de la tinta
que otros derramaron


Margarita Losada Vargas
Bogotá, Colombia


❆ ❆ ❆




El libro que abre infinitos orientes
es un sol que nace de la tinta oscura
un mundo libre de mover a su antojo
las manecillas de todos los relojes
En sus hojas viejas se mece el viento
navega el agua, se aquieta el hielo
y evoca con su verbo silencioso
el color del río, el tronar del cielo
La senda del hombre roturan sus líneas
ventura y desventura nacen efímeras
y aun olvidado queda en la memoria
como el olor de una fragancia añorada


Xisca Minart
Palma de Mallorca


❆ ❆ ❆




Un libro se siente libre,
en manos de color polvo,
con viejas de olor libro,
en libros de tinta libre,
con libre color tosco,
de tramos de olor largo,
en largos... se siente libre
el libro con el tiempo,
sin estar terminá.


Manuel Zeta
Madrid, España

www.3012724.blogspot.com


❆ ❆ ❆




LIBRE, TÚ

El tiempo amarilleaba tu recuerdo,
como hacía con los libros,
como hizo con tantos sueños,
ante los cuales abrimos caminos,
Intransitables, fríos.

El amanecer llegaba,
lleno de colores.
Pero tú siempre estabas escondido,
anocheciendo.

Un día te fuiste,
Aunque yo de ti, me había llenado de olores.
Te los robaba por las noches.
Cada abrazo era un asalto.
En cada beso, también me llené de sabores.

Sólo me quedaba escribirte.
Entre tinta y tinta, atraparte.
Pero mi verso era libre,
e inconcluso se quedó.
Porque libre, libre eras tú.


Romina Martín Martín
Madrid, España


❆ ❆ ❆




Todas las mañanas

El olor de sus ojos
cuando lee un libro
(a la mañana)
se parece al color del jengibre
cuando estalla y salpica un té.

La tinta se evapora
(ondulante, libre)
y se enreda en sus pestañas.
dibuja las historias
que él quiere sospechar.


Rocío Gallardo Gómez Raba
Buenos Aires, Argentina


❆ ❆ ❆



c I T a    A  ci e GaS



Olías a tinta.
Perseguí, sonámbula tu olor.
Vereda bermellón el encuentro.
...Y tú y yo fuimos uno, de libro. LIBRE.




❆ ❆ ❆




Al final

Bajo el tibio calor de un sol empañado
en este perpetuo color de otoño
he venido a recibir al pasado
como se ofrece la playa,
cóncava y libre, al mar que le llega.

Dejando al descubierto mi quilla,
con los brazos abiertos y la piel trémula
igual que la arena entre ola y ola,
efervescente tinta de espuma
espero en vano ser, de nuevo, bendecido.

Recalo al final de este largo viaje
en un litoral lejano, sin prisa
con los párpados cansados
y un gesto indiferente, sin nada más
sin necesidad alguna, solo agotado.

Desde esta margen del océano
distante de cualquier continente
nimia de sucesos, sin lirios que la adornen
la otra orilla se adivina tierna, soleada
cuajada de promesas y más de algún quizás...

A este lado, lo tengo todo ya ganado
todos los árboles se inclinan vencidos,
desnudos, ausentes de sombras
lisos como los lomos de un libro
de una larga vida que me parece ya leída.

A mi padre, a su viaje continuo.

Enrique de la Peña Zarzuelo. Alias Blogscriptum
Madrid, España

milmillonesdemiltruenos.blogspot.com.es


❆ ❆ ❆

viernes, 17 de mayo de 2013

Palabras prestadas #35

Os invitamos a conocer las nuevas palabras prestadas por José Manuel de Gráficas Almeida. Tienen hasta el martes 28 de mayo, para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com

Antes de enviar tu poema por favor mira las bases en "¿Cómo participo?"



#35  Las Palabras
son prestadas por José Manuel de Gráficas Almeida, quien nos cuenta la historia de su imprenta ubicada en el barrio madrileño de Huertas. En esta ocasión, presentamos las cinco palabras de manera tipográfica…

www.graficasalmeida.com






*Nota: si por algún motivo no puedes ver
las palabras están al pie de la entrada.

El viernes 31 de mayo 2013 publicaremos los poemas y una nueva selección de palabras.




La editorial
Cuadernos del Vigía 

premiará con un libro 
al mejor poema.






*(tinta, color, libro, libre y olor)

Poemas prestados #34

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas en el Paseo de los Dulces, Cartagena de Indias, Colombia. Te animamos a que sigas participando en la trigésima quinta edición que empieza el viernes 17 de mayo del año 2013.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Alejandra Paula Varela quién recibirá un libro de la editorial.






A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
sonreír, despachar, mística, café y cigarrillos.



❆ ❆ ❆



I

Es inevitable
ser la que marca con el cuchillo de la siesta
la que impone tertulias
la que denuncia tu paso
y sabe lo que vendrá
como una espuma
formada en el borde
de la mesada perfecta.

El festín en los ojos
las frutas dibujadas en el empapelado de la cocina
y no encuentro el modo
de saber si al abrir la puerta
estarás sentado.

El cigarrillo rojo
y el tiempo se anima a mostrarme
que el error es la válvula de escape.

No voy a volver
mi casa es el único lugar
donde te tuve.


II

Me los imagino como marineros rusos
una película mística
en blanco y negro
una vida hostil, disciplinada
apenas me reconozco en los que sonríen
esos hombres de chaqueta negra
delgados porque la tierra era su alimento
tenían cenizas en las manos y la boca
los dientes negros
y cuando hablaban parecía que el fuego
salía de los ojos perfumados
de los vasos de cerveza
de las cucharas curvas y planas
todo era fuego
el café
despachaba luces anaranjadas de un sol
que no soportaba vidrios
ni lunares.


Alejandra Paula Varela
Argentina

lalogiadelosescritoressuicidas.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Despachar soles
en el mercado,
ahí, al lado de las rosas,
junto a las hortalizas de colores,
en el dédalo de los tenderetes.

Apuraba sus cigarrillos,
y a lentos sorbos el café.
No hablaba mucho.
Pendiente de la mercancía
que no perdiera resplandor.
Su estrategia: la mística
de sonreír hasta el azul
de cada anochecer.


Fernando Soriano Bensusan
Granada, España


❆ ❆ ❆



Mística milenaria,
ratón de dos dedos,
deja de afilarme la barba
y roerme los desconsuelos.
Con un pie por danza
y una torpeza sin misterio
lograré llegar a mi casa,
puerta sin pomo ni dueño.

Antes se bate una puerta
avergonzada de tu cuerpo.
Su madera no se alza,
pero puede sonreír, desde luego.
En el café de la barra
no se despachan mis miedos;
cigarrillo, soy, de tu boca:
humo de tus deseos.


Gerardo Manuel Carballo Barral
España

oteofearless.blogspot.com.es


❆ ❆ ❆



Entre calada y calada
entre volutas de humo
ensortijada en mis recuerdos
que son los tuyos
despacho un cigarrillo
bajo el soportal del café
mientras sonrío para mí
como una mística loca


Xisca Minart
Palma de Mallorca


❆ ❆ ❆



Postcoital

Ah…, ah.
Sí, más. Más. Mmm. Uff. Más. Ah, ah, ah, ah…
Ooooh
Uf. Uf.
Uuuf…fff…
y… te extiendo besos con sabor al último café, a tu sudor,
al aroma de tu esencia.

Salgo de tu interior aún abierto como una herida,
una escara: como de una estrella crucificada
palpitando y jadeando, con esa taquicardia
previa al síncope del sueño,
al derrumbe incontrolado de mis párpados.

Expulsado del paraíso vivo, caliente y húmedo
transfigurado en la selva mística de unos sentidos
que no: no pueden ser pecado.

Motas de polvo flotan –indolentes- en el aire
por donde les convierte en hadas de luz
ese sol que atraviesa la penumbra
entre las rendijas de la persiana.

Sonríes. Sonrío: no hacen falta palabras.
Ya sé que hay quienes consideran estos epílogos
como el despacho de un trámite, una muesca en la culata
o una tabla de gimnasia
pero -ahora- me parece que esto es amor.

Y… me fumaría un cigarrillo.


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Ojalá tu voz sonriera...

como la del chico que me despacha mi café solo largo.

        Pero siempre es más chillona y destructiva,
        definitivamente no sabes decir buenos días.


Me vuelvo con mi café a la única esquina del bar desde donde no te veo...

        El espejo esta mañana me miraba obsesionado, y no estaba yo
        suficientemente mística para creerme que la que sonreía en él era yo.


Hoy necesito un segundo café y más de tres cigarrillos.


Isabel Martín Ruiz
Sevilla, España


❆ ❆ ❆



Como un largo parpadeo

Aquí me ves,
en el refugio
del ir y volver:
aletas
sandalias
y flores rojas en la boca.
Camino y tenso
las nalgas
en esta mística obtusa
de café y cigarrillo.
De allá lejos comienzan
a llegar
los pescadores
mientras tiento
un soborno espeso
en la espera y tú
sonríes como trino
de maracas.
Ven, digo,
las lonjas
las estrechas mantas
sobre los tablones
echados a perder.
Traqueteo con mis tacos
la niebla y el ardor
cuando dices sí.
Y entonces despachamos
el arete
las cintas
el empeine rígido
de nuestros besos
por la ventana.
Los barcos vienen despacio
y nosotros ya.


Silvia Cacchione
Buenos Aires, Argentina


❆ ❆ ❆



Tomando tintos (café)

me gusta cuando dice
que el señor poli es místico,
que siempre está igual,
que no cambia el gesto
y eso le caracteriza,
que despacha a todos por igual

y que es muy atento
me gusta cuando la mujer hermosa
les invita a prestar palabras
dos palabras que les gusten
que realmente les gusten

y el hombre que está detrás
saboreando el momento,
gustándose,
muestra su pícara sonrisa
y al fin dice
café y cigarrillos


Maribel Moratilla
Zaragoza, España


❆ ❆ ❆



Entre castillos

En una atmósfera
mística con el calor
que abraza entre
castillos y fortalezas
hombres con armadura
despachan un café
con una sonrisa
que expande una nube
de humo de un simple
cigarrillo, que sale
como onda a través
de una flauta
quedando como monumento
su gracia, el sol resplandece
y las gaviotas cantan
en lo alto de un cañón
llevando la invitación
de su buen aroma
perfume de su fruto
con la semilla que se ve en
la montaña, en surcos
de tonalidades verdes
color esperanza al que
vive lejano para cruzar
en barca y llegar
a tocar con sus pies
la playa.


Martha del Pilar
Colombia

rodriguezmartha.blogspot.it


❆ ❆ ❆



Madrugar, bautizarme en fecundo y aromático café, para despachar la diaria deuda con el mundo.
Madrugar, para llenar el portal de mis ojos con lazos de nubes que estrangulen mi sueño, como volutas de cigarrillo en repentino empeño.
Madrugar y sonreír, con la mística rutina de aquel que puede renacer, tras un entierro.


Suso Torriente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



La vieja taberna

Sonreír no es la palabra que busco
Ni mística la absurda realidad que vivo
Estoy en una taberna
perdida en el ocaso del olvido

¿Qué hago mientras me fumo mi último cigarrillo?

Ahogar y quemar con el mis penas

¿Qué más?

Despachar ¡Sí! Despachar …
El más puro y sincero de los cafés
A todo aquel que pasa
Por esta vieja taberna

Perdida en algún lugar del mundo …


Rosario María Fabelo Cabrera
España

angeles-amorinmortal.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Recuerdos

¡Qué poco me hace falta para ser feliz!
Me refugio en mis recuerdos
Sin ataduras, sin místicas dudas
Acerca del destino
Me enamoré de ti
Te veía día tras día
Te observaba
Detrás de la barra del café
Despachando y sonriendo a tus clientes
Entonces todavía se podía fumar
Te pedí fuego
Y tras el primer cigarrillo
Encendiste mi alma
Y una llama que nunca se apagó.


Lola Álvarez Feito
Madrid, España

midulcerutina.blogspot.com.es


❆ ❆ ❆


Bella mañana, de cielo azul habanero
caminando por sus preciosas calles
me topo con su mística catedral en la
que reza un cartel "no hay servicio de misa los domingos".
Sigo paseando y veo sonreír a una quinceañera
vestida con su bello vestido largo de época.
El sol hace que mis pasos se hagan caribeños.
Me siento en una de sus amplias plazas y escucho:
¿ Puedo despacharle algo señora?
Sí, buen hombre póngame un café con ese buen aroma
que llega hasta aquí.
Encendí un cigarro, absorbí profundamente y sí estoy
aquí en La Habana aún no he podido creerlo.


Ana Robles Valero
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Lilas derramadas sobre
la mesa de café.
Y ante mí no ocultes,
los resquicios de la sed
filtrándose tus sentidos,
tras la espiral del cigarrillo,
del sedoso papel.
Emprendo sin nostalgia,
el místico camino,
donde la azucena
despacha su gloria
y envuelve al desdichado.
Vuelvo a sonreír.


Juliana Mallén Matarranz
España


❆ ❆ ❆


viernes, 3 de mayo de 2013

Palabras prestadas #34

Os invitamos a conocer las nuevas palabras prestadas en el Paseo de los Dulces, Cartagena de Indias, Colombia. Tienen hasta el martes 14 de mayo, para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com

Antes de enviar tu poema por favor mira las bases en "¿Cómo participo?"



Escultoras de vendedores en Cartagena de Indias. Foto: C. Olsen

#34  Las Palabras
son prestadas alrededor del puesto de tintos (café) en el Paseo de los Dulces, Cartagena de Indias, Colombia. Lilián Pallares habla con los clientes:




*Nota: si por algún motivo no puedes escuchar
las palabras están al pie de la entrada.

El viernes 17 de mayo 2013 publicaremos los poemas y una nueva selección de palabras.




La editorial
Cuadernos del Vigía 

premiará con un libro 
al mejor poema.






*(sonreír, despachar, mística, café y cigarrillo)

Poemas prestados #33

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas por Darío Jaramillo Agudelo. Te animamos a que sigas participando en la trigésima cuarta edición que empieza el viernes 3 de mayo del año 2013.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Mª Jesús Robles quién recibirá un libro de la editorial.






A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
almohada, caravana, azul, caracol y oscurecer.



❆ ❆ ❆



La tarde azul oscurece
apaga mis ojos cansados
las finísimas gotas de lluvia
en caravana se atropellan
por el cristal de la ventana
Mi almohada es una nube
que se abre a un cielo ónice
de rostros y estrellas fugaces
sueño y muerte enlazados
en una escalera de caracol
que me lleva a donde no soy


Xisca Minart
Palma de Mallorca


❆ ❆ ❆



Erase que se era un caracol
que entre hojas se escondía
esperando siempre al Sol.
Un buen día al oscurecer
decidió que si volvía
tempranito podía ser
que encontrase un buen querer.
Más la luna le engañó
y con su luz fingiendo azul
los ojitos le tapó
cual si fuera igual que un tul
¿Ves estrellas? le decía,
sólo es una caravana
de amiguitos que sin guía
se levantan de mañana.
Y dejando su almohada
el pobrecito caracol
confundió la luz del Sol
con la luna enamorada.


María Jesús Robles
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Visión Divina

El mar
Azul celeste
me lleva al caracol
para escuchar tu voz
divina
en forma
tridimensional
llegando al espacio
en caravana
con las estrellas
que me aclaran
mi visión ocular
cuando se oscurece
mi andar
para volver
a mi ensueño
con mi
almohada que me
revela esta visión
cubriéndome
Dios
con su manto
de iluminación.


Martha del Pilar
Colombia

rodriguezmartha.blogspot.it


❆ ❆ ❆



Caracoles Azules

Se que no era real,
pero así era:

Lentamente, cual serpiente,
una húmeda caravana
de caracoles azules
se arrastraban sin pausa
sobre mi almohada negra.

Ladrones impasibles de sueños
dulces.
Invasores de tiempos
de reposo y calma,
llegaban hasta mi cara
y la lamían,
lentamente,
subiendo desde el cuello
hasta los ojos,
buscando, con su pegajosa baba,
oscurecer, a través de mis pupilas
tus recuerdos.


Pilar de la Peña Zarzuelo
Madrid, España

amiscincuenta-pdpz.blogspot.com


❆ ❆ ❆



LA CARAVANA 17

Golpea el viento del maíz sin rabia, con dolor,
chocando con tus huesos y tus botas gastadas.
Dolor caliente,
húmedo dolor de almohada reseca, de años por venir
con ventanas vacías y arenosas de sol
que no alumbra.
Dolor hondo, ojos de río encharcado,
dolor de hombre con dos números pegados
a un buzón vacío, oscurecido.
Con dolor te lavas la cara, calloso,
endurecido,
llevando un caracol con los recuerdos
que reservas, avaro,
que respiras, que sangras por los poros
del vaso de whisky que es tu piel acorchada,
bebiendo hasta recordar por qué bebes a solas,
por qué ya no te besa, por qué ya no te lame
ni te toma en sus brazos ni te recuesta.
Y cuando lo recuerdas al fin,
cuando el sudor del whisky
te devuelve las horas
y las caricias y el sol,
cuando el viento golpea sin rabia,
sordamente, las paredes de tu caravana,
celebras el vello de sus piernas en tus dedos,
los golpes en la cama, su lengua que mordía, su boca, su mirada.
Pero no está, ningún whisky te ayuda,
y te acuestas desnudo, boca arriba,
el cuerpo carcomido de madera agotada.
Ojos de río encharcado, abiertos, pasmados,
secos de maíz sin rabia,
hasta que todo desaparece y se vuelve azul,
como su sonrisa.


Pon
Madrid, España


❆ ❆ ❆



gozoso danza el ciervo en sus pezuñas
sobre las almohadas de la luz,
ignora que despertar es morir.

el azul del oscurecer
enciende caravanas,
la música dispara luces,

y un eco leve de agua el caracol.


Fernando Soriano Bensusan
Granada, España


❆ ❆ ❆



Soneto de las hermanas Lidell

Creo que era abril. No había grabados
en aquel libro tuyo, cual ventana
cerrada junto al río -caravana
de meandros- que me habías tratado
de imponer. Pero ya, habiendo tomado
de almohada el césped, usé esa mañana
viendo pasar caracoles, hermana,
lentos como un tiempo casi parado,
cuando… ¡zas!: salido de una chistera
pasó corriendo hacia su madriguera
el conejo. Casi ya oscurecía
porque el cielo azul se tornaba malva
mas mi pereza venció. Sólo el alba
después vi –algo triste- que crecía…


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



TAREA

A tientas, en la enredada mañana,
entre el caracol vacío y el espacio de la luz.

Amarillo , rojo y azul –dijo seguro,
como si los colores fueran cosas del decir.
Caravana de violetas y verdes, elásticos fucsias,
todos asidos por el oscurecer de las palabras.

La pizarra muda y sus ganas de llorar
en la enredada mañana, a tientas.


Susana Lang
De la Garma, PCIA. de Buenos Aires, Argentina


❆ ❆ ❆



U.S. Route 66

Al oscurecer, se desnuda el viajero
en medio de un hierático camino,
y cobija su infinita soledad
al abrazo amigo de la almohada.

Un caracol alado, es el búho protector
de la brújula que enferma y desespera,
incapaz de perseguir a las estelas
de los mapas que dibujan sus pupilas.

Y es su almena bajo el cielo,
vencida como un ala de paloma
por la débil luz de las estrellas,
esa vieja caravana que le guía
tras las millas solares que le restan.

Y mientras en la noche las praderas
de hondo azul, renuevan la tristeza
con nocturnos roces en las ruedas,
a millones de yardas de su amor,
es mayor, este silencio, que su anhelo.


Suso Torriente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Caracol-col-col

Opté por ser caracol, para sacar los cuernos al sol. Más que nada, porque ya estaba cansado de que reposaran sobre la almohada. Iba lento, sí, muy lento, por esa autopista donde soplaba el viento, y los conductores me pitaban, bajando la ventanilla y gritando improperios que acicalaban mi arnés. Pero me daba igual, la verdad: seguro que alguno de ellos se había acostado con mi ex mujer -mis cuernos no eran genéticos, sino que crecieron después-. Por eso hice la maleta, cogí la caravana y me largué: para que amaneciera en mis días, no dejándolos oscurecer. Horizontes azules, mis pasos; pasitos cortos, chiquitos, donde mi concha de vida, dejó de ser cárcel convirtiéndose en Edén.


Noemi Martínez Guirles
Madrid, España


❆ ❆ ❆



REALIDAD

Anochecía al abrazo negro y azul,
lentamente, dándose el relevo.

Pensativa…

No deseaba otra noche como tantas otras
preparé la caravana
encendí las velas que me vestían de sensualidad
recliné mi cintura sobre la almohada
y esperé a mi moreno.

¿Se abandonaría a mí deseo su deseo?

La puerta se abrió
expectante y excitada, le miré
y una vez más no me ví en su mirada.

Me dije…

Esta noche saldré de mis esperanzas
que nunca habitan en cuerpo
me convertiré en caracol
y seré una sola en soledad.


Pilar Navarro
Zaragoza, España


❆ ❆ ❆



CERRIDWEN O LA LUNA MENGUANTE

Invoco bajo la luna en menguante
a la diosa celta, sabia y misteriosa,
en el caracol de tu oído y repito
en un eco: ¡Cerridwen, Ceridwen!

Dueña del Caldero del Otro mundo,
te invoco en el azul del cielo,
en la pluma de cigüeña,
en el canto de sapos y ranas.

¡Oscuréceme los ojos en la almohada!
¡Déjame llegar a las puertas del conjuro!
A tu hechizo, que en caravana deambula
toda la noche mi piel y mi sueño.

Transida por el limbo repito tu nombre:
¡Cerridwen, Cerridwen!
Despierto en tu pradera sideral, siendo
polvo de estrella... enamorado.




❆ ❆ ❆



Oscurecer

Una caravana de ovejas
retrae el circuito mágico
de una nueva danza.

Sobre el sofisma de la noche,
se despiertan las estrellas,
galopantes,
distraídas.

Fino margen de luz
avizora el abismo mismo
de la eternidad.

Frondosa almohada
de tempestad,
fuego cruzado
de canto y belleza.

Crepúsculos nacientes
terminan el rito.

Sobre la roca húmeda,
evidencia última de la marea,
un caracol persigue su sueño
desbordado en las aguas.

Teje la vida
un recuerdo de hecatombe.

Los días,
insurrectos,
atañen en su azar.


Julián Rondón Carvajal
Medellín, Colombia

exordiosclinicos.blogspot.com


❆ ❆ ❆



El Caracol triste

Al oscurecer recordé que se me había quedado la almohada en la caravana y como un caracol azul me fui arrastrando hasta el precipicio.


Mario Castro Garza
Madrid, España


❆ ❆ ❆