jueves, 4 de agosto de 2016

Given Words — NZ National Poetry Day 2016

[ESPAÑOL: Esta es una edición especial en inglés para los ciudadanos de Nueva Zelanda para celebrar el Día de la Poesía el 26 de agosto. La edición de verano aquí: Palabras Prestadas #100 sigue hasta el 16 de septiembre con las palabras de Les Murray.]

NZBOOKAWARDS.NZ/
NATIONAL-POETRY-DAY
For National Poetry Day 2016, poets from New Zealand are invited to participate in a special one-off English version of the online Spanish poetry project, run by Nelson-born poet Charles Olsen, called Palabras Prestadas (or Given Words). You can write about anything but there are five words below chosen by the Australian poet Les Murray which must appear in the poem.

A selection of the entries will be published here at the end of September 2016 and the best poem will be translated into Spanish and receive a copy of the poetry collection Antípodas by Charles Olsen (see below).

– The words can be in any order and verbs can change tense.
– Entry is free and open to all NZ citizens.
– Maximum length 200 words.
– Only one poem per person.
– The poem must include the five words below.
– Participation means you give us permission to reproduce your poem on Palabras Prestadas.
– The deadline for entry is midnight on 26 August 2016.

Submit your poem by email including your full name and town of residence to: librodepalabrasprestadas@gmail.com


Given Words selected by the Australian poet Les Murray.
The five words come from his poem ‘High Speed Trap Space’, which you can read below, and they are:


walled

crane-swing

jaw

blubber

blurts



Photo © Gerald Zörner gezett.de
In his letter which he sent with his five words Les Murray wrote "I'm 77, published in a number of countries. I'm well thought of in parts of the Anglosphere, including bits of my own part! I'm editor of the Sydney journal Quadrant."

www.lesmurray.org






High Speed Trap Space

Speeding home from town
in rainy dark. For the narrowness
of main roads then, we were hurtling.
A lorry on our tail, bouncing, lit our mirrors,
twinned strawberries kept our lights down

and our highway lane was walled
in froth-barked trees. Nowhere to swerve –
but out between trunks stepped an animal,
big neck, muzzle and horns, calmly gazing
at the play of speed on counter-speed.

Its front hooves up, planted on the asphalt
and our little room raced on to a beheading
or else to be swallowed by the truck’s high bow.
No dive down off my seat would get me low
enough to escape the crane-swing of that head

and its imminence of butchery and glass.
But it was gone.
The monster jaw must have recoiled
in one gulp to give me my survival.
My brain was still full of the blubber lip,

the dribbling cud. In all but reality
the bomb stroke had still happened.

Ghost glass and blurts of rain still showered
out of my face at the man
whose straining grip had had

to refuse all swerving.



(From the collection by Les Murray Waiting for the Past (Black Inc., 2015).)




The prize for the best poem will be the collection of poetry Antípodas by Charles Olsen published in a bilingual edition by Huerga y Fierro

ANTIPODAS takes us from the everyday to surreal moments, with touches of humour and mystery, without abandoning the sublime imagery characteristic of the author. Unadorned, fresh and very emotive poetry.

CHARLES OLSEN (b. Nelson 1969) Artist and poet. He travelled to Spain in 2003 because of his interest in the Spanish painters Velasquez and Goya, and to study flamenco guitar. His painting have been shown in London, Madrid, Barcelona, Oporto, Paris, Wellington, and the Saatchi Gallery, London.
His first short film The dance of the brushes won second prize in the I Festival Flamenco de Cortometrajes, Madrid, 2010. He is director alongside Lilián Pallares of AntenaBluethe observed word – creating booktrailers, filmpoems and short films in the field of literature. Their two film poems In Silence and Book of Traces were shown at the ZEBRA Poetry Film Festival in 2014.
Charles Olsen has published the bilingual poetry collections Sr. Citizen (Amargord Ediciones, 2011, with foreword by New Zealand poet, Pat White) and Antípodas (Huerga y Fierro, 2016). His poetry has been published in numerous anthologies in Spain, Colombia and in New Zealand’s Blackmailpress (issues bmp 28 and bmp 39). He presented his poetry recital Agita Flamenco with flamenco piano and flamenco dance in the New Zealand pavilion of the Venice Biennale and the SGAE, Madrid, 2012. Since 2011 he runs the online poetry project Palabras Prestadas (Given words) with the participation of poets from throughout the Spanish-speaking world. A number of New Zealand poets have donated words to the project and Charles Olsen has translated their poems into Spanish.
Blog: pensamientoslentos (slow thought)
Website: www.charlesolsen.es

More information about Antípodas in The Big Idea





viernes, 17 de junio de 2016

Palabras prestadas #100 – Edición del verano

Os invitamos a conocer las nuevas palabras prestadas por el poeta australiano Les Murray. Tienen hasta el martes 13 de septiembre, para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com

Vamos a tomar un descanso durante el verano aquí en España. En julio y agosto dejaremos abierta la centésima edición para quienes deseen participar.

Además del premio al mejor poema aportado en este ocasión por la editorial Vaso Roto, los poemas ganadores de las ediciones 81 a 100 saldrán publicados en el quinto libro de Palabras Prestadas. ¡Esperamos que os animéis a jugar!

Antes de enviar tu poema por favor mira las bases en "¿Cómo participo?"



#100  Las Palabras son prestadas por Les Murray.
Provienen todas de su poema factual "Espacio Trampa Alta Velocidad" (High Speed Trap Space) que puedes leer abajo. Como dice Gabriel Planella en su prólogo del libro Australia, Australia, Les Murray "acuña nuevos términos y combina palabras de forma inusual" y por eso hemos dejado la frase giro de grúa como una de las cinco palabras. Está permitido usar el inglés crane-swing si prefieres.


amurallado

giro de grúa (crane-swing*)

quijada

grasiento

escupitajo


*crane-swing: movimento horizontal, lento y pesado.

Foto © Gerald Zörner gezett.de
Les Murray tiene 77 años. Le han publicado en varios países incluso un libro de traducciones al castellano por Gabriel Plomella titulado Australia, Australia (Lumen, 2000). Es reconocido en partes del mundo anglosajón —nos escribió— ¡incluso en partes de su propio país! Además es editor literario de la revista Quadrant de Sydney.

www.lesmurray.org



Espacio Trampa Alta Velocidad

A casa desde el pueblo a toda velocidad
en la lluviosa oscuridad. Nos precipitábamos
por las estrechas carreteras de entonces.
Un camión pisándonos los talones, salta, enciende los espejos,
fresas gemelas mantuvieron tenues nuestras luces

y nuestro carril amurallado
por árboles de corteza espumosa. Sin poder evitarlo
de repente salió de entre los troncos un cuadrúpedo
de cuello ancho, hocico y astas, contemplando con calma
el juego de velocidad y contra-velocidad.

Sus pezuñas se clavaron en el asfalto
y nuestra pequeña estancia se precipitó hacia una descabezamiento
o a ser tragada por la alta proa del camión.
Ningún salto en picado desde mi asiento me lancería
lo suficientemente abajo para evitar el giro de grúa de aquella cabeza

y su inminente carnicería y vidrio.
Pero desapareció.
Esa quijada monstruosa debería haber reculado
de un solo trago para concederme la supervivencia.
Mi cerebro aún estaba lleno de labio grasiento,

del baboso rumiante. En todo excepto en la realidad
había ocurrido el hachazo explosivo.
El cristal fantasmagórico y los escupitajos de lluvia seguían saliendo
desde mi rostro hasta el hombre
que con la fuerza de sus manos había tenido que

evitar un volantazo.



(Traducción de High Speed Trap Space de Les Murray por Charles Olsen y Miguel Ángel Arcas. El original está publicado en Waiting for the Past (Black Inc., 2015).)



El viernes 16 de septiembre 2016 publicaremos los poemas y una nueva selección de palabras.



El premio al mejor poema será el libro Cuerpo de amor de Alda Merini de la editorial Vaso Roto

Sobre el libro: La mística de Alda Merini es profundamente carnal. Ello no la vuelve más provocadora, sino más honda, reveladora, necesaria. El Cristo de Alda Merini nace de una soledad transfigurada: es la pasión por el hombre hecho palabra, un hombre al que ama y traiciona. Más allá de lo religioso, Cuerpo de amor es un libro que no admite miradas reductoras. El acercamiento de Alda Merini a Cristo admite lecturas tan distintas que rozan lo contradictorio para acabar demostrando que a veces los puntos de vista más alejados son los más cercanos. Hondamente carnal, carnalmente espiritual, Alda Merini nos dice, desnuda: no se tiene alma, no se tiene cuerpo: cuerpo se es, alma se es.


Más información sobre el libro en Vaso Roto Ediciones





Poemas prestados #99

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas por Javier Lostalé. Te animamos a que sigas participando en la centésima edición que empieza el viernes 17 de junio del año 2016.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Lara López quién recibirá el libro El pulso de las nubes de Javier Lostalé de la editorial Pre-textos




A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
cellisca, serendipia, filandón, lunación y humildad.


❆ ❆ ❆



Hay una cierta retórica de hotel
en estos mensajes
que se cruzan.
Hay esperas. Y hay silencios.
Kilómetros de alfombras paseadas.
Ahora,
te amo.
Quizá por eso cuando te miro
(tu pelo revuelto,
el color de tu camiseta,
tus manos)
puedo ver algo más que tu gesto indolente
—quizá algo estudiado—
tu cuerpo apoyado en la mesa de la 603.
Aquella mesa tan ordenada.
La cama ya hecha,
a pesar de la hora.
Un ligero rumor de verano,
la ventana entreabierta.
El perfil de tus labios.
Ahora vería el cansancio,
también.
La prisa en el fondo de tu voz.
La humildad
de esa mirada
ya desnuda.
Quizá las lágrimas
tras una despedida,
cualquier madrugada.
También.
Quizá,
un paseo
a deshoras,
por la playa
deshecho el filandón.
Ahora,
que te amo,
hay una cierta gramática
con la que no contaba.
Una cierta cualidad
de serendipia.
Los cambios de estación
y de hemisferio.
La cellisca.
El sol.
El tiempo,
(que suma lunaciones).
Y, siempre,
este querer retornar
al privilegio de tenerte frente a mi.
Callado,
mientras hablas.
Frente a mi.
Ahora,
que te amo.


Lara López
Madrid, España

www.laralopez.com


❆ ❆ ❆



ROSA DEL DESIERTO


Serendipia de versos
es muchas veces el poema:
Un temporal de luciérnagas
invaden los ojos de la noche
que juegan, cual cellisca
en la montaña, a ser lunación
en el alma del poeta.
Una tertulia de silencios
y humilde filandón de metáforas
que convierten a los pétalos evaporados
en una luminosa rosa del desierto.


Custodio Tejada
Purullena–Guadix, Granada, España


❆ ❆ ❆



A través de la cellisca,
portando una amplia pelliza,
va al filandón.
No pudo encontrar la humildad
en esta lunación rica,
verso de amor.

¿Qué harán las otras mujeres?
Su serendipia no lo es tal,
crece viva.
Verso nacido en su vientre
a resguardo de alcahuetas,
su semilla.



Lourdes Peñarrocha Ferrer
Altea, Alicante, España


❆ ❆ ❆



Gracias, en parte, a la radio.

Soberbia y muy falaz nuestra riqueza.
Soleadas burbujas han traído
una humildad forzada sin grandeza.
Tormenta de miserias para el pueblo
cellisca de estrechez y gran pobreza.

Impuesta serendipia del milagro.

En los veranos todos machacados
-insolación de penas y bajezas-
la radio nos sacó de estar hastiados.
Viaje a un filandón hecho de ideas.
In-lunación feliz de mil recuerdos.

Viva imaginación, con mil estrellas.


Julio Alcalá
Castellón, España


❆ ❆ ❆



El arte de interpretar las llamas

Ah qué difícil es escribir en mi propio idioma
cuando comienzo a olvidarlo todo...
Debe ser así, pero la verdad es que nisiquiera lo vivíste.

En tu tribu, los mayores ya no saben nada
y hasta la labor más trivial está protegida por los estados.
Crees que conoces el sentido de la existencia del mundo
desde la distancia luminosa de una pantalla,
y te ríes de las nuevas modas
que proclaman la vuelta al útero.

Te atrae sin embargo, esparcir las semillas
desde la humildad del Deuteronomio
y aprender el poder de la quinta lunación
para atraer a las hembras más fértiles.

Has soñado con tu sombra nevada en mitad de la furiosa cellisca
tus ojos entornados ante la figura vikinga que invoca a los viejos dioses
y las altas cumbres que protegen las cabañas de roble centenario
donde el filandón trama mientras hila un laberinto de parcas.

Allá donde la calidad de la existencia no importaba tanto
y los bosques crecían alimentados por cadáveres congelados,
donde las guerras no eran como el amor que anhelabas
azaroso producto de la subjetiva serendipia,
                                                                          entonces
díme tú, ahora que callas
en este preciso momento
qué era aquello que esperabas.


JM. Santiago León
Arganda del Rey, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Apacible aquelarre

En el sínodo de la lunación, hay luna llena
y, al calor débil de la lumbre, gira la rueca
dentro de un aposento ténebre iluminado
sólo por los focos del hogar y la tormenta.
Ulula el búho y el aguanieve de cellisca
arrecia contra su eterna casa de piedra.

Las hilanderas y los gatos frente al ventanal
con sus lizos y bolillos, se afanan al cuidado
en su labor mujeril del enhebrado y costura
de vidas y muertes, en el filandón astral
-sin verraco, burdégano, semental o patriarca-
de sus serendipias casuales de cruzar hilos
con la humildad de la costumbre y la precisión
de un cirujano: Cloto selecciona las hebras,
Láquesis mide y Átropos blande la tijera.


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Entre Cellisca

Serendipia entre una cellisca
el viento trae cristales
de cuarzo con tu rostro que
habla en una lunación que sobrepasa
el tiempo
Y tu eres mi mundo
mientras que en un filandón me
llegan tus notas de amor que
son peldaños de alas de amor
en un cielo donde tu estrella
es tu corona que trae los dones
para cruzar a pies descalzos
con la humildad que da pie
firme a creer que eres mi amor.


Martha del Pilar
Colombiana en Italia


❆ ❆ ❆



Floraciones

Las flores que la cellisca mece
con humildad se inclinan
a su violento paso,
es como filandón
de múltiples ocasos
dispuestas a embriagar
en su esplendor, jaleas.

Con esa lunación
que cambia las mareas,
el campo predispuesto
notas que se contrae,
no dejo de pensar…
que todo en ti me atrae,
casualidad o serendipia :
las flores siempre caen.


Carmen Barrios Rull
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Sentados
en escalones
de la vida,
pensamientos abrigados
en el filandón
de la noche,
nos atrapa
escardando aventuras,
disertaciones,
palabras
que en cellisca,
llegan con el otoño.

Cerca del hogar
se iluminan,
sus sombras;
percibimos,
la conjunción
de las dos lunas.

Confundidos,
con el sinódico
del tiempo,
marcamos letras,
en lunación
que se escriben
entre silencios
y risas.

En la caja
de hilos guardados
donde se enrosca
la serendipia,
aparecen
de sorpresa
las ideas
para endulzar
madrugadas y vigilias.

Humildes versos
de soflamas,
en ánimas
atesoradas;
entendemos
que el efímero
lapso
solo existe
en el concepto
individual
que nos abarca.


Ivonne Sánchez Barea
Granada, España

www.ivonne-art.com


❆ ❆ ❆



Fuego de campamento

Aquella lunación, bronca y arisca,
culmina en una noche borrascosa
de filandón, negruras y cellisca,
azote del humilde y de la rosa…
Apilo, desdeñando la ventisca,
leños en el hogar para mi diosa.
(Con el señuelo de la cromotipia,
¿lograré conseguir la serendipia…?)


Pedro Bernal
Madrid, España

creacionpoetica.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Frío y nieve en León,
donde es sana costumbre
celebrar en reunión
y en un clima familiar
amistoso y vecinal,
alrededor de la lumbre,
mujeres, hombres y niños
disfrutan del filandón.

En la calle, imposible
caminar, el viento azota
impenitente, la cellisca
con su fuerza nos impide
permanecer al relente.
!Cómo se siente el calor
al abrigo del hogar¡
mientras se gozan y escuchan
los cuentos, que hacen soñar
con ilusión a los niños,
durante la lunación,
los espíritus que "vuelan"
nos alegran con candor.

Y...!qué prodigio se realiza
que no es fruto del azar,
sino pura casualidad,
¿cómo ha sobrevivido
con este frío invernal
un amable pajarillo
que, picando en la ventana
y mostrando su humildad,
nos pide dejarle entrar
a gozar en compañía
la tertulia familiar?
¿fué una serendipia
lo que nos llegó del cielo
en una noche tan fría,
ver al "alado" que nos pía?…


Hortensia Ayuso Oliva
Torremecha de Jarama, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Como en los antiguos filandones
vuelan, giran, trazan ligazones
las manos hilvanando sueños
de pretéritas lunaciones
Ya no hablamos del invierno
ni de los días de cellisca
Con la humildad de una hebra de hierba
dejamos que se prendan solas
las imágenes en las metáforas
por arte de serendipia


Xisca Minart
Palma de Mallorca, España


❆ ❆ ❆



Háblame del mundo
Háblame sin miedo
aunque la cellisca mutile con su luz
mi risa.

Ya purgué con lágrimas
la serendipia de mudos descubrimientos.
Solo podría abatirme
el desconocimiento
del filo de tu boca.

Mis ojos buscan esa deseable bóveda
en la que arden tus palabras
calculadas
juiciosas
recelosas
temblorosas en el abandono
cuando bajas la guardia.

Los astros se agolpan para oír tu voz.
Tengo tu voz,
la única que escucha en noches de filandón
la destrucción completa de mi historia.

Son mis versos rehenes de la prudencia
mientras se abre una fosa en mi llama.
Quema mi poesía, inmutable, como tu sonrisa.

Una nueva lunación se asoma para cubrir tu pelo.
Tengo tu pelo,
el único que arropa en su humildad de plata
mi silencio.

Y tus manos.
Esas me faltan.
Háblame de tus manos
atrevidas
furiosas
alegres
fugitivas en la celeridad
de quien protege del incendio
sus entrañas.

Paseo ausente por la piel de mi patria.
Tus manos me faltan.


Keka Conesa
Sevilla, España


❆ ❆ ❆



29 días y 12 horas

Con bravucona humildad entrego mi pecho
a las húmedas brasas de esa cruenta cellisca que me aviva.

Eras tú,
29 días y 12 horas atrás.

Un analgésico entusiasmo,
pueril y absurdo,
me hizo creer que me buscabas.

Solo tú podrías desgarrar
la alegre córnea verde de la serendipia.

Cree la luna que nos guía,
como ella camina cada 29 días
–y 12 horas–
a un frugal e ilusorio escarceo con el sol.

Me amaste,
            –aunque no lo digas–
y te escondas,
y jamás vaya a sorprenderte
contando nuestra historia
en el filandón.

Cree la luna que el sol la busca,
y yo me entrego,
conscientemente ingenua,
a la inane idea
de nuestra lunación.



Fani Caneda
A Coruña, España


❆ ❆ ❆



Crecerán espumas en las nieves

Crecerán espumas en las nieves que habitamos juntos
los inviernos de cellisca eterna entre los quicios
de las puertas todas del vacío.
Y aunque fuera escarcha aquella estepa,
como en una serendipia urdida por los hielos,
abracé los chuzos como abrigo.

Crecerán espumas que nos cubran como cubre extenso
cada olvido.
Y hablará la espuma con susurro arcano
en un filandón amigo entre los campos
–siempre mansos; siempre al raso-.

Crecerá la espuma de la luna
cuando más nos robe la cordura,
y con esa tenue lunación que incita
cegará el sentido del que acaso espera
un brillante crepitar de auroras.

Crecerán espumas que abordar no puedan
la humildad serena que te encumbra.
Crecerá tu espuma por mi anchura.


Vicente Javier Fernández Gómez
Añastro -Treviño-, Burgos, España

vicentejavier-f.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Aquellos tiempos del filandón

Lunación tras lunación
acabada la cena
se organizaba
el filandón.

Los mayores
narraban historias
preparando
tejidos
multicolor.

Los niños
absorbían los relatos
con expresión
de asombro y deleite.

Periódicamente
con humildad
solicitaban
una vez mas,
su preferido,
el de la cueva.

Acaecía en invierno.....

Un caminante,
al escuchar
el aullido lejano
del lobo,
apresuró sus pasos
hacia una sima
a pesar de la cellisca.

Penetró por una
hendidura.
Provisto de yesca
iluminó el recinto.

Serendipia
buscando refugio
ante él surgieron
unas pinturas
rupestres
danzando
con armonía.


Carmen Lafuente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Los hilos sacados por las manos
del filandón en luto,
parecen interminables al recordar
la buena nueva del vientre habitado
y la soledad del cuerpo perecido.
nueve lunaciones pasaron entre
el gozo y la tristeza.
La cellisca enfrió los pechos lácteos
y dejó un llanto humilde a media noche.
El llanto de los huérfanos que buscan
la serendipia de unos brazos cálidos.


Mariana Centurión de la Cueva
Cd. de México, México


❆ ❆ ❆